Opinión: «¿Medimos bien el uso del tiempo en Chile?»

Javiera Cubillos Almendra, María Haydée Fonseca Mairena y Alejandro Marambio Tapia, investigadores del Centro de Estudios Urbanos Regionales (CEUT) y académicos de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule.

(Esta nota es parte del proyecto UCM-IN-23205)

Hace unos días se anunció que la economista Claudia Goldin (Universidad de Harvard) ha sido galardonada con el Premio Nobel de Economía 2023, marcando un hito histórico al reconocer la contribución de las mujeres en el campo de la economía. Desde la fundación de Goldin en 1969, se convirtió en la tercera mujer en recibir la distinción, uniéndose a Eleanor Ostrom (2009) y Esther Duflo (2019). Lo más importante es que, según la Real Academia Sueca de Ciencias, el reconocimiento se debe a «mejorar nuestra comprensión de los resultados de las mujeres en el mercado laboral».

A lo largo de su investigación, Claudia Goldin rastrea la evolución de los ingresos de las mujeres y su representación en el mercado laboral a lo largo de los siglos. En su trabajo más reciente, el economista advierte de que existe una importante diferencia de ingresos entre mujeres de la misma profesión, que muchas veces surge con el nacimiento del primer hijo. Esto sin duda nos lleva a pensar en las tareas de cuidado que son mayoritariamente consideradas por las mujeres y las desigualdades en el uso del tiempo.

Las desigualdades entre hombres y mujeres se ven reforzadas por los niveles de ingresos, zona de residencia, nacionalidad, ocupación, etapa del ciclo vital y nivel educativo alcanzado, entre otros. Nos brinda una perspectiva integral para abordar una variedad de cuestiones, incluida cómo diferentes factores –no solo el género o la clase social– dan forma a las experiencias individuales de desigualdad o exclusión social y miden los usos del tiempo.

READ  Las 10 Mejores agua destilada del 2024: Lo Mejor Según los Expertos

En Chile, como en muchos países, la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) se presenta como una herramienta valiosa para comprender cómo las personas distribuyen su tiempo entre trabajo remunerado y no remunerado, ocio, estudio, movilización, etc. .

Haciendo eco de la propuesta de interseccionalidad, es necesario que ENUT se adapte a los debates actuales sobre esta materia para identificar diferencias no sólo en el uso del tiempo entre hombres y mujeres, sino también entre subgrupos de la población. Incorporar esta perspectiva a la encuesta y definir una muestra que se considere representativa de la realidad nacional permitirá una comprensión más profunda y matizada de las desigualdades laborales y de cuidado que enfrentan las mujeres y otros grupos sociales. Diferentes ambientes. En particular, parece necesario integrar la diversidad regional que existe en el país al realizar la encuesta, porque nuevamente se toma como referencia la realidad urbana metropolitana, la cual definirá las principales políticas del gobierno al respecto.

El mantenimiento no es una práctica uniforme en todo el territorio nacional; Segmentos de la población deben dedicar más tiempo a estas tareas, soportar condiciones y entornos de cuidado deficientes y aplazar parte del tiempo que podrían dedicar al ocio o la recreación. Si preparar la comida y limpiar el espacio vital ya supone una importante inversión de tiempo, especialmente para las mujeres, esta tarea se complica aún más cuando no existe un sistema de agua potable o cuando los principales puntos de distribución están lejos del hogar. De manera similar, hay muchos ejemplos que muestran cómo el territorio puede afectar significativamente los usos del tiempo y, por tanto, la pobreza de tiempo concentrada en grupos particulares. Según el Informe de Fundación SOL (2022), “Tiempo Robado”, quienes trabajan más de 67,5 horas semanales -remuneradas o no remuneradas- carecen de tiempo, de los cuales un 53,1% de las mujeres y un 38,5% de los hombres viven en período de pobreza. Por tanto, sería interesante tener acceso a información desagregada que permitiera comprender la heterogeneidad de usos del tiempo dentro de un grupo de mujeres. Por ejemplo, conocer cómo afecta la pobreza de tiempo a las mujeres que viven en zonas rurales o a las mujeres que se desplazan constantemente entre espacios rurales y urbanos.

READ  ¿Fuera de Chile? El programa Secure Visa Waiver requiere estándares estrictos

El premio de Claudia Goldin nos recuerda la relevancia y necesidad de una investigación que considere las múltiples dimensiones de la igualdad de género en el mercado laboral y otras áreas de la economía. Lo invitamos a reflexionar sobre los hallazgos de Goldin y trabajar juntos para incorporar un enfoque interseccional en ENUT.

«Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad exclusiva de quienes las publican y no necesariamente representan el pensamiento de la Universidad Católica del Moulin.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio