El papel de los bonos verdes soberanos en el desarrollo de Chile

¿Qué son los bonos verdes?

Bonos verdesPor primera vez en 2007, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Mundial, una importante innovación financiera de los últimos quince años. Ahora son ampliamente adoptados por estados, municipios, grandes corporaciones y organizaciones sin fines de lucro. Al emitir estos instrumentos de deuda, el emisor se compromete a financiar o refinanciar proyectos que protejan el medio ambiente o mitiguen los efectos del cambio climático. Los bonos verdes suelen financiar inversiones en energía renovable, infraestructura verde y protección ambiental. Los bonos permiten una mayor transparencia Presupuesto verde Procesado y comprado Fondos de inversión Mantener los valores ESG (Ambiental, Social y de Gobernanza). Las emisiones de bonos verdes soberanos han aumentado desde el Acuerdo de París de 2015 con Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) para mitigar el cambio climático. $196 mil millones En junio de 2022. Bonos soberanos sostenibles, sociales y verdes en 2020 representación3,4 por ciento de la emisión total de bonos en los países desarrollados y 3,8 por ciento en los mercados emergentes. En comparación con un grupo de control de bonos soberanos y corporativos, los bonos verdes son más adecuados para inversiones verdes debido a su liquidez (de dos a veinte puntos básicos menos, en Algunos estudios), Riesgo bajocapacidad de cobertura Otros activosy la producción en horizontes temporales más largos.

Chile es pionero en emisión de bonos verdes en Estados Unidos

En 2018, el Ministerio de Hacienda (MoF) de Chile recibió el encargo Reduce el déficit fiscal– Mejorar el equilibrio fiscal reduciendo el gasto y aumentando los ingresos. Por otra parte, el Ministerio de Hacienda también buscó promover las finanzas sostenibles y el desarrollo hacia una economía baja en carbono. Los bonos verdes, combinados con la estrategia más amplia de mitigación climática de Chile, son herramientas potenciales para alcanzar estos objetivos.

A diferencia de la emisión de bonos convencionales, los bonos verdes de Chile requirieron varios pasos adicionales antes de poder emitirse. Primero, se formó el Ministerio de Hacienda y se Estructura del bono verde Mayo de 2019, que describe las obligaciones del Ministerio de Hacienda como emisor. La estructura fue clave permitiendo a los inversores Para comprender los procesos detrás de las emisiones de bonos verdes, especialmente estándares estaban en la clase de propiedad aun madurando Y relativamente nuevo para los inversores. En colaboración con la Oficina de Presupuesto y otros ministerios, el Ministerio de Hacienda seleccionó y certificó una cartera de proyectos elegibles para bonos, principalmente en transporte limpio, energía renovable, gestión del agua y edificios ecológicos.

READ  Best acido borico en polvo 2023 (guía de compra)

Si bien Chile logró seguir los pasos necesarios para emitir estos bonos, se necesitaba un enfoque diferente para comercializar los bonos entre los inversionistas. Los inversores se fueron familiarizando gradualmente con la nueva clase de activos y necesitaban garantías de las credenciales climáticas del emisor. Por lo tanto, para establecer credibilidad, el Ministerio de Hacienda envió actualizaciones periódicas a los inversores sobre su progreso en el panorama ESG nacional.

Éxito de la Iniciativa de Bonos Verdes de Chile

Además de promover muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los Bonos Verdes de Chile lograron varios hitos financieros clave. En 2020 Chile convertirse El mayor emisor de bonos verdes soberanos de América Latina y el tercer mayor emisor en mercados emergentes. A finales de noviembre de 2022, alrededor del 31 por ciento de la deuda pública estaba en instrumentos ESG, en comparación con el 0 por ciento antes de 2019.

Debido a que los bonos de Chile se emitieron con rendimientos excepcionalmente bajos con primas de emisión negativas (por debajo de los precios del mercado secundario), estas emisiones mejoraron los costos de endeudamiento del país en relación con los bonos convencionales. Los inversores con mandatos ESG generalmente están más dispuestos a pagar, lo que se traduce en menores costos de endeudamiento para el Ministerio de Hacienda. Como se muestra en la figura a continuación, algunos de los bonos verdes de Chile se han negociado a tasas de interés más bajas que los bonos convencionales.

Diferencia de distribución Z entre bonos verdes y convencionales

Puntos basicos

Fuente: base de datos Bloomberg. Nota: Para un bono simple con vencimiento en 2030 y un bono verde con vencimiento en 2031, la diferencia de vencimiento se ajusta en 5 puntos básicos utilizando la práctica estándar.

Los bonos verdes también han sancionado al Ministerio de Hacienda Expansión y diversificación Su base de inversores está orientada a inversores con carteras ESG obligatorias, un activo que prefieren los gestores de crédito. . Es importante destacar que, como reflejo de los beneficios financieros de estos instrumentos, las emisiones de bonos verdes de Chile dieron lugar a emisiones privadas y establecieron el estándar para otras oficinas de gestión de deuda en América Latina, fortaleciendo aún más el liderazgo del país en el sector de finanzas verdes. En 2021, cinco empresas chilenas emitieron bonos etiquetados por un total de US$ 3.800 millones. Tras la emisión de bonos verdes de Chile, otros países latinoamericanos siguieron su ejemplo Colombia Emisión de bonos verdes en 2021 y México Y Uruguay EMISIÓN DE VALORES RELACIONADOS CON ESG.

READ  Best Set De Baño Bebe 2023 (guía de compra)

El Ministerio de Hacienda ganó gracias a los bonos verdes Aprobado Con muchos premios. Sin embargo, lo más impresionante es que el Ministerio de Hacienda amplió la emisión de bonos ESG, lo que permitió a Chile cumplir sus objetivos climáticos. Luego de convertirse en el primer soberano en emitir bonos verdes en EE.UU., Chile se convirtió en el primer país en emitir un Bono Vinculado a la Sostenibilidad (SLB). marzo 2022. A diferencia de los bonos verdes o sociales, donde los costos están asociados con proyectos específicos, el pago del cupón de SLB está directamente relacionado con la capacidad del emisor para lograr un resultado determinado. El marco SLB de Chile 2022 apunta a cumplir objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero[1] y al menos el 60 por ciento de la energía producida por fuentes renovables para 2032 (frente al 27 por ciento en 2021). Si Chile no logra cumplir su objetivo, los bonos pagan un cupón adicional, creando un incentivo para avanzar en los objetivos.

Avanzando

La experiencia de Chile en el mercado de bonos verdes ofrece lecciones importantes. Los emisores de bonos verdes reducen sus costos de endeudamiento y diversifican su base de inversores, al tiempo que demuestran su compromiso con las finanzas sostenibles y la acción climática. Los bonos verdes también contribuir Financiar la transición hacia una economía baja en carbono más sostenible.

Sin embargo, la acción climática no debería ser la única atención Iniciativas de infraestructura verde y fijación de precios del carbono para incentivar al sector privado a reducir los desechos ambientales y las emisiones de gases de efecto invernadero. Los hogares de bajos ingresos se benefician del gasto público para reducir los costos ambientales Familias de escasos recursos Más afectados por la contaminación del aire, el calor extremo y los desastres ambientales. Se estima que el cambio climático tiene el mayor impacto en los países de bajos ingresos y las economías en desarrollo. Pérdidas potenciales relacionadas con el clima en Chile es estimado Alcanzará el 11 por ciento del PIB en 2100 40 por ciento Sus inmuebles expuestos a riesgos climáticos. Estas pérdidas económicas son desproporcionadas afectar Familias pobres, especialmente trabajadores agrícolas y pesqueros.

Como economía en crecimiento, Chile necesita realizar inversiones públicas y privadas en infraestructura verde. El costo financiero de la protección ambiental en Chile y los países latinoamericanos refleja 0,1 por ciento del PIB, por debajo del 1 por ciento gastado Por muchas economías avanzadas como Japón, Francia e Italia. Un estudio reciente Evaluaciones Los países latinoamericanos gastan entre el 2 y el 8 por ciento de su PIB anualmente para combatir la crisis climática. Los bonos verdes de bajo costo deberían ayudar a los países en desarrollo como Chile a recaudar los fondos necesarios para invertir en infraestructura pública. Por lo tanto, América Latina se beneficiará al fortalecer su compromiso con la acción climática Emisión de bonos verdes y otros fondos ESG.

READ  Las 10 Mejores toallero baño adhesivo del 2024: Lo Mejor Según los Expertos

La emisión de bonos verdes debe complementarse mejorando la rendición de cuentas y manteniendo la credibilidad de sus compromisos con la acción climática, ya que estos también respaldan menores costos de endeudamiento. En particular, es importante publicar periódicamente informes auditados sobre la asignación de fondos y el impacto de estos fondos. La implementación de iniciativas de transparencia como los Informes de Bonos Verdes y la Plataforma de Transparencia de Bonos Verdes (GBTP) del Banco Interamericano de Desarrollo mejorará aún más la confianza de los inversores. Además, los países deberían desarrollar su propio sistema de contabilidad.Capital natural” Para documentar mejor la protección del medio ambiente, Chile E Inglaterra lo ha hecho en los últimos años.

Aunque se necesitan más acciones, los bonos verdes son ahora una parte fundamental de los instrumentos soberanos de los países. Pueden ayudar a financiar infraestructura para la acción climática y al mismo tiempo reducir los costos financieros soberanos.

[1] Los objetivos son unas emisiones anuales de gases de efecto invernadero de 95 MtCO2e para 2030 y un presupuesto máximo de gases de efecto invernadero de 1.100 MtCO2e entre 2020 y 2030.

Carlos Madeira Es economista senior del Banco de Pagos Internacionales y del Banco Central de Chile. Su investigación se especializa en financiación de la vivienda, política macroprudencial y cambio climático. Sus puntos de vista son propios y no necesariamente representan los del Banco Central de Chile o el BIS.

Andrés Pérez Ita es el economista jefe de las economías latinoamericanas, excluido Brasil. Andrés fue anteriormente Jefe de Finanzas Internacionales y Jefe de Asesores del Ministerio de Finanzas de Chile, donde lideró la emisión de bonos verdes soberanos entre 2018 y 2021, entre otras iniciativas. Sus puntos de vista son propios y no necesariamente representan los de Ita.

Credito de imagen: Coalición por el clima y el aire limpio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio