Home / Opinión / OPINIÓN // Desaparecidos y justicia transicional

OPINIÓN // Desaparecidos y justicia transicional

Por Brandon Cruz Vilchiz

En el marco del Día Internacional de la Víctimas de Desapariciones Forzadas, hace unos días el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, aprobó en sesión extraordinaria el Protocolo Homologado de Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas, lo que representa un gran paso en la búsqueda de verdad y justicia de los familiares de las víctimas de este ilícito, no obstante, aún hay muchos pendientes para alcanzar esa justicia transicional que tanto se anhela con el cambio de régimen en nuestro país.

Severa es la crisis de desaparecidos en México y grande la deuda histórica con las víctimas, los años pasan y las heridas siguen abiertas, miles continúan exigiendo la verdad sobre lo que ocurrió en la década de los setenta, con el episodio más oscuro de la historia reciente de nuestro país, la “Guerra Sucia”. En las escuelas de derecho se siguen analizando casos como la desaparición de Rosendo Radilla Pacheco, los 43 normalistas de Ayotzinapa, o el caso de los 4 hermanos Trujillo Herrera, que desaparecieron buscando a sus desaparecidos, emblemático caso que pretende ser conocido por el Comité Contra las Desapariciones Forzadas de la ONU (en adelante CED).

Resulta pertinente recordar, que desde 2010 nuestro país es parte de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra la desaparición forzada, instrumento que dio origen al CED, sin embargo, México no ha reconocido su competencia para que reciba e indague comunicaciones directas sobre este atroz delito, tal y como lo prevé el numeral 35 de dicho ordenamiento.

En relación a lo anterior, la Secretaría de Relaciones Exteriores, ha manifestado que tal reconocimiento es discrecional y no obligatorio, tras la sentencia de un tribunal federal, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ejerció su facultad de atracción y está por resolver sobre la competencia del CED, ya que de continuar sin su reconocimiento se limita el derecho humano de acceso a la justicia internacional, caso contrario, significaría romper con las políticas y prácticas del pasado.

Finalmente, el Día Internacional de la Víctimas de Desapariciones Forzadas, es una gran oportunidad de reconocer a los miles de familiares de las victimas su incansable labor, dado que se han convertido en el impulso procesal de todas las investigaciones sobre sus desaparecidos, frente a fiscalías que lejos de buscar la verdad la criminalizan.

About Héctor Tapia

Check Also

#OPINIÓN // Los independientes, por una difusión legal

Por: Humberto Urquiza Martínez Con 10 partidos políticos en la competencia electoral, a la mitad …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *