Home / Opinión / OPINIÓN / Frutis: “Candil de la calle, oscuridad de su casa”.

OPINIÓN / Frutis: “Candil de la calle, oscuridad de su casa”.

Por Javier Lozano

El maestro Alberto Frutis, actual titular de la secretaria de educación en el Estado, ha jugado un papel protagónico; hay que subrayar, no en la dependencia educativa, sino una especie de activismo de otros temas ante el promisorio esquema de sacar del profundo vacío en el que esta nuestro territorio en materia educativa. Es cierto, Frutis es un ciudadano, y en domingo puede hacer las actividades que más le agraden, sin embargo, es notorio que el aprovechamiento escolar sigue sumergido en un insuficiente desempeño por las malas políticas que establece esta dependencia;  no hay una equidad en todos los rincones de nuestro Estado, lo que imposibilita que la cobertura siga encontrando brechas que influyan en la democratización del rubro; y por último, los programas que ofrece la secretaria son ineficientes, además que la inversión que hace el ejecutivo para financiar, no cubre las carencias y necesidades de los distintos ambientes educativos.

Así mismo, me parece que desvirtúa su gestión, porque es evidente que se necesita un secretario que genere un clima más sólido, no que enfatice una clara aberración por los temas que realmente ocupan toda la energía de esta institución Estatal.

Ya lo hemos documentado en distintas oportunidades, al igual, que lo hace distintas organizaciones que evalúan el desempeño. La educación en nuestro Estado no camina; pero no marcha porque: las oportunidades no son equitativas; no hay un diseño curricular coherente; no hay una relación cooperativa con la comunidad educativa, ni mucho menos con los sindicatos, porque siempre se les margina, y se les culpa de los problemas que ellos mismo originan por los efectos graduales inoperantes.

Es evidente que el ambiente que generaban las reformas, eran desfavorables para los maestros y los programas que se implementaban, porque las características no eran  igualitarias, y producían una ambigüedad en los escenarios educativos; eso de ante mano lo sabemos. Invariablemente de la implementación de una nueva modificación al artículo 3° constitucional, el Estado debe garantizar, y sobre todo asegurar una educación gratuita hasta el nivel superior.

Esta premisa, exige reconocer que en nuestro territorio, vamos cada vez más en decadencia educativa.

El secretario se ocupa más de otros rubros que de igual forma son importantes, tiene su prioridad, pero ahorita no; me da la impresión que la estrategia camina más a la distracción para ejercer un control, y poder alejarse de la realidad y el interés social; sin embargo, existen muchos actores sociales, sectores, organizaciones, alumnos, y comunidad educativa en general, que analizamos y criticamos cuando los resultados no contribuyen a un cambio sustancial.

Hay actividades muy  interesantes: eso no está en discusión. Plantar un árbol, genial, eso ayuda al medio ambiente; hacer brigadas de limpieza, lo felicito, eso habla de un compromiso altruista de la sociedad; pero ¿la educación que dirección ha tomado?, ¿Qué cambios sustanciales hemos tenido?, ¿Cuáles son las prioridades de la secretaria para sacar del vacío el tema educativo?, ¿Cómo van a fortalecer otros subsistemas que carecen hasta de butacas?, ¿Por qué siempre desatienden la relación con los gremios sindicales?, ¿Por qué ponen a directivos solo por compromisos políticos?, ¿Por qué siempre culpan a la federación de todo?

Sabemos que hay una cooperación de la federación, y que tarde, pero muy tarde re- direccionaron que la austeridad burocrática es un tema insoslayable, pero a todas luces es claro que mantener a la sociedad michoacana alejada del tema educativo, ha sido una estrategia estructurada de la administración educativa.

La educación escolar es de suma importancia para aprender, analizar y resolver problemáticas, así mismo, para reconstruir el tejido social, que ha sido trastocado por la marginación y la desigualdad en oportunidades.

La función es lo educativo señor secretario.

Desafortunadamente y como lo hemos sido testigos en diversos medios de comunicación: la educación ha estado al margen  de contribuir las necesidades educativas de muchos contextos. Obviamente, las energías deben estar permanentemente concentradas a ponderar formular un clima que priorice los alcances y la calidad que merecemos los michoacanos. Ya es tiempo no creen.

La educación es un tema delicado, se necesita planeación, coordinación, trabajo en equipo, recursos, eficacia, profesionalización, equidad, eficiencia y un esquema que estructure la cobertura total, y por supuesto la infraestructura: lo más importante.

Hoy tuve la oportunidad de revisar una nota en el portal “Diario Visión” donde menciona que algunos Trabajadores de la Secretaría de Educación (SEE), fueron enviados por Alberto Frutis para tener injerencia en la elección que se llevó acabo en la Tenencia Morelos, y poder favorecer a una planilla que encabeza: Carolina Hernández; si esto sustenta el vínculo desde las instituciones del gobierno, en especial la de educación, sería vergonzoso y pone en evidencia una desfavorecida elección y piso parejo.

Democrático, “no”; eso ya no existe en algunos actores que abanderan la simulación de las corrientes progresistas. La transversalidad de izquierda a derecha, ha sido un vínculo inherente de la decadencia que han tenido.

Pero no me extraña, las prácticas antidemocráticas son una herencia palpable; descifrar este acontecimiento posiblemente sea visible, porque desde la SEE, desde hace tiempo se ha consolidado un bloque que coordina Frutis para acompañar en la gira al gobernador y algunos eventos del partido. Una especie de “porra” que edifica algarabía y muchedumbre para envanecer el liderazgo del secretario.

Alberto Frutis está en todo, menos en misa. Hay que reconocerle su función polivalente y perseverante, y  ¿la educación apa?

Nos vemos pronto.

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN // El sistema constitucional y la renuncia de Eduardo Medina Mora

Humberto Urquiza Martínez Con la renuncia presentada por el Ministro Eduardo Medina Mora como ministro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *