Trump rompe con la que sería la mayor zona de libre comercio del mundo

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, comienza a desmantelar el legado del demócrata Barack Obama. Tres días después de llegar a la Casa Blanca, Trump ha firmado este lunes una orden ejecutiva para sacar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés), una de sus promesas electorales.

“Todo el mundo sabe lo que significa. Hemos hablado de esto durante mucho tiempo”, ha dicho Trump tras firmar la orden ejecutiva en el Despacho Oval. “Lo que acabamos de hacer es una gran cosa para los trabajadores estadounidenses”, añadió el presidente.

El mandatario también quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA, por sus siglas en inglés) con México y Canadá, que entró en vigor durante el gobierno del ex presidente demócrata Bill Clinton.

El TPP, una de las señas de identidad de la administración Obama, es el tratado más grande de libre comercio entre varios países de la cuenca del Pacífico. Fue firmado en febrero de 2016 entre Estados Unidos y once países de la región, entre ellos, Japón, México, Chile, Australia, Canadá y Perú.

Juntos representan el 40 por ciento de la economía mundial, el 30 por ciento de las exportaciones globales y el 25 por ciento de las importaciones. Y abarca a 800 millones de consumidores, el doble que la Unión Europea.

Con la firma de este acuerdo, Obama no solo buscaba crear la mayor zona económica global, sino también aumentar la influencia de Estados Unidos en Asia y contrarrestar al mismo tiempo el peso de China.

Durante la campaña electoral, el TPP se convirtió en la bestia negra tanto de Trump como de su rival en las urnas, la demócrata Hillary Clinton. “El TPP ha sido un desastre para nuestro país”, dijo Trump durante la campaña electoral al considerar que ha perjudicado a los trabajadores estadounidenses.

Para Estados Unidos, el TPP representaba el pacto más importante desde 1993, cuando Washington firmó junto a Canadá y México el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN).

También quiere renegociar TLCAN

A Trump tampoco le gusta TLCAN, cuya aprobación supuso una victoria para Bill Clinton, después de una dura batalla en el Congreso. Este acuerdo trilateral, del que dependen el 80 por ciento de las exportaciones mexicanas, es el “peor acuerdo comercial de la historia”, dijo el presidente durante la campaña electoral.

Trump anunció el domingo que comenzará pronto a renegociar con México y Canadá el Tratado Norteamericano de Libre Comercio. Trump tiene previsto reunirse el próximo 31 de enero con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y pronto lo hará con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

“¿Alguien ha oído hablar de TLCAN?”, bromeó Trump el domingo en una ceremonia de juramento de cargos de funcionarios de la Casa Blanca. “Basé mi campaña en parte de en TLCAN. Pero vamos a empezar a renegociar sobre TLCAN, inmigración y seguridad en la frontera”, anunció el mandatario.

Bajadas de impuestos “masivas”

Por otro lado, Trump ha prometido este lunes a los estadounidenses recortes “masivos” de impuestos para las empresas y la clase media, durante una reunión en la Casa Blanca con líderes empresariales, entre ellos ejecutivos de compañías como Lockheed Martin, Ford y Tesla.

“Vamos a recortar impuestos masivamente tanto para la clase media como para las compañías”, ha anunciado Trump, quien ha precisado que los impuestos bajarán hasta un rango de entre el 15 y el 20 por ciento frente al 35 o 38 por ciento actual.

El republicano también ha prometido eliminar las regulaciones y promover un comercio “justo” con los demás países. “Creemos que podemos reducir las regulaciones en un 75%, tal vez más”, ha adelantado el presidente, quien ha dicho que, por ejemplo, con las regulaciones en materia ambiental que hay actualmente “no puedes hacer nada”.

Trump también ha firmado una orden para congelar las contrataciones del Gobierno federal, exceptuando las de Fuerzas Armadas.

El presidente estadounidense ya había anunciado hace unas horas a través de su cuenta de Twitter que se enfrenta a una semana muy atareada en la que tratará temas laborales y de seguridad nacional.

 

Vía El Mundo

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*