Jóvenes adventistas ayudan a las víctimas de incendios en Chile

El «Plan de Servicio A» es el objetivo del Proyecto Misionero Caleb de este año, dirigido por el ministerio juvenil de cada iglesia Adventista del Séptimo Día en Chile. Con este compromiso, los jóvenes de la Misión Chileno Pacífico (MChP), sede administrativa de la iglesia para las regiones de Coquimbo y Valparaíso, unieron esfuerzos para extender el amor de Cristo brindando ayuda a las víctimas del enorme incendio en la región de Valparaíso. Finales de enero y principios de febrero de este año. “La casa de mi hija se quemó, pero gracias a Dios la ayuda de los jóvenes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día fue una bendición del cielo”, compartió Víctor Olivares, familiar de las víctimas.

El Programa Misionero Caleb generalmente se lleva a cabo anualmente durante las vacaciones de verano e invierno en Chile. Inicialmente, se decidió que cada iglesia del MCHP llevaría a cabo este proyecto de servicio. Sin embargo, debido a la gran necesidad causada por el devastador incendio, todas las iglesias decidieron unirse para brindar ayuda. Desde Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana, San Antonio, Limache, La Calera y La Cruz, se motivaron a ayudar y atender a sus vecinos que ahora sufren la pérdida de sus seres queridos, sus hogares y otras pertenencias. Se decidió lanzar conjuntamente el programa Caleb, que proporcionará varios tipos de asistencia a partir del 19 de febrero de 2024.

Dejando marcas

“Jóvenes se reunieron de diferentes lugares para trabajar en diferentes proyectos”, comenta Eduardo Astudillo, párroco del Centro SDA Quilpué, desde donde se envía la ayuda. En diversas zonas afectadas de Viña del Mar y Quilpué se realizó construcción de viviendas de emergencia, remoción de escombros, limpieza, distribución de alimentos y apoyo espiritual, además se brindó asistencia por parte de la Unidad Móvil de Ayuda Humanitaria de ADRA.

READ  La empresa de David Chang, Momofuku, reclama los derechos exclusivos de 'Chili Crunch'

Martín Mano, uno de los participantes del proyecto Misión Caleb en la V Región, comenta con notable emoción: “Hemos sido muy bendecidos, en todo lo que hemos hecho hemos recibido mucho amor y mucha ayuda… La comunidad nos está muy agradecida». De esta manera, todos los “Calebs” dejan señales de amor, unidad, empatía, solidaridad; Reflejando a Jesús en cada acto de servicio.

comedor comunitario

Elia Rojas y su esposo, integrantes de STA Valencia en Quilpu, decidieron trasladar sus vacaciones a otra ciudad y abrir un restaurante comunitario para sus vecinos que perdieron sus casas.

«No podíamos dejar a nuestros vecinos», dice Elijah. “Perdieron todo, nuestra casa también se quemó, pero solo una parte. Gracias a Dios por eso, mi esposo me dijo, no nos iremos de vacaciones, el dinero que gastemos en ello lo invertiremos para comprar. Comida para cocinar. para los vecinos», dice Elia. A los pocos días, otras personas se sumaron para apoyar el trabajo que estaban realizando; Entre ellos, el joven «Caleb», las mujeres del programa misionero adventista «Mothers on Mogees» y otros miembros de la iglesia. Al servir 200 almuerzos y 200 cenas todos los días, recibieron suministros y donaciones para continuar con esta noble labor.

“Esta es una gran bendición del Señor, le doy gracias al Señor y le pido que nos fortalezca para continuar con esta misión que ha puesto en nuestras vidas”, revela Elías.

El Artículo original La sección Sudamericana se publica en el sitio de noticias en español.

Flecha-Paréntesis-DerechaComunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio