Home / Opinión / ENTRELÍNEAS // La crisis michoacana, las promesas y visita de AMLO

ENTRELÍNEAS // La crisis michoacana, las promesas y visita de AMLO

Por Héctor Tapia

¿Con qué van a recibir al presidente Andrés Manuel López Obrador en Michoacán?, seguramente con una avalancha de peticiones y planteamientos enfocados al rescate del estado de la situación crítica que enfrenta.

De entrada, el gobernador michoacano, Alfredo Ramírez Bedolla, intenta emular al político tabasqueño con una serie de medidas y posturas que bien pueden servir para ganar elecciones, pero quién sabe si puedan ser cumplidas al pie de la letra, con las consecuencias que conlleva.

Desde la integración “plural” del gabinete, como le llaman, en su mayoría con actores que no son propiamente morenistas en las posiciones de primer nivel, hasta la del discurso de la lucha contra la corrupción y la austeridad, que pretende “paralelismos” con el gobierno federal. Esta suerte de tropicalización está aderezada con las características políticas propias de Michoacán, que quién sabe si estén contempladas pero que en su momento tendrán sus efectos en la entidad.

La primera promesa es la de que este 15 de octubre próximo se habrá de saldar la deuda con el magisterio, a quien la administración pasada los dejó colgados con cuatro quincenas, y la consiguiente molestia del sector que por ahora cuenta con esta promesa del nuevo gobierno.

Se han hecho las gestiones, pero si por cualquier circunstancia la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no se inyectan recursos extraordinarios a Michoacán para solventar éste y otros pendientes, dado el desastre financiero heredado, es probable el estallamiento de conflictos por la promesa incumplida.

Dos, se finca también la esperanza de un respiro financiero para Michoacán para próximos ejercicios fiscales, en función de que se logre la llamada federalización de la nómina educativa; es decir que por fin los maestros con clave estatal pasen a ser federales, y con ello se quite presión financiera al estado; sin embargo, de acuerdo al Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2022, este movimiento no está contemplado en la proyección hecha por la federación, y quién sabe si alcance a entrar para el siguiente ejercicio fiscal. Sin embargo, esta también ya fue comprometida por la actual administración. Por el bien de Michoacán se espera que se concrete, pero, ¿y si no?, ¿se está previendo este escenario?

Cierto, Michoacán necesita de la intervención federal para un rescate financiero; el estado está a nada del colapso. Se relajó la tensión por unos días con el relevo en la gubernatura y la promesa de que la “linealidad” con la federación entrará al rescate.

Pero esto pondrá a su vez al gobierno de la república contra la pared, dado que el mismo presidente Andrés Manuel en su momento refirió que se habían acabado los rescates financieros de los estados, y también los recursos extraordinarios. Es decir, de darse “la mano extraordinaria” a Michoacán, los demás estados, incluídos los que no están gobernados por Morena, ¿cómo lo van a tomar?, ¿por qué tendría que ser diferente en este estado respecto a los demás?

Ahora, en lo que respecta a lo de seguridad, la situación es sumamente complicada y en las últimas semanas ha repuntado el nivel de violencia en algunas regiones, lo que pone especial atención en la estrategia que se anunció se presentará al inicio de la siguiente semana.
Por el momento, la visita del presidente a Michoacán ha sido anunciada como un plan de apoyo para el estado; esto por sí solo ha comenzado a generar expectativas.

Morena en resaca

En el partido, ahora en el poder en el estado, por el momento “están tranquilos”, pero inconformes. Muchos de los grupos fueron “aplacados” al contemplar a algunos de sus activos en posiciones de segundo y tercer nivel. Pero no están conformes. Nada es lo que parece.

Mientras viven la resaca dejada por la contienda, y la disputa de los espacios, donde todavía no se dimensiona lo que está por venir, por ahora hay una especie de voto de confianza, pero también se advierte que al primer fallo o incumplimiento los rompimientos serán inevitables.

A otros se les dejó fuera del gabinete, quizá por sus propios errores políticos, quizá por meras revanchas internas; pero se dejó fuera a muchos y muchas que aportaron su parte para que Alfredo Ramírez ganara en las urnas, y eso no lo sienten valorado, sino, incluso, menospreciado.

El riesgo

Frente a sí, Ramírez Bedolla tiene un estado sumido en la crisis, la cual no se revertirá de la noche a la mañana. Pero, en una especie de Dejá Vù, tendrá que ser cauto y no caer en escenarios como cuando, guardadas las proporciones, le tocó coordinar a los diputados morenistas y ser presidente de la JUCOPO, donde a partir de sus posturas sus compañeros diputados le dieron la espalda. Es cierto ahora es gobernador, y por seis años, pero al tener una temporalidad es inevitable remarcar la obviedad de que nada es para siempre. Al anterior gobernador, Silvano Aureoles, a quien todavía le tocará enfrentar las más difíciles, conforme fue errando las lealtades de muchos fueron cambiando drásticamente.

Héctor Tapia. Director General de Metapolítica.mx, reportero en Medios Radiofónicos de Michoacán y analista político en Canal 6 Media Group y Cadena Rasa.

About Meta Política

Check Also

Guardia Nacional debe permanecer bajo normas civiles y no militares, remarca Huacus desde la Comisión de la Defensa Nacional

El legislador federal remarcó que en manos de esta comisión, unida con otras, se abordará la discusión sobre si Guardia Nacional se queda bajo el mando de la Sedena o si se incorpora a la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *