Home / Opinión / OPINIÓN // Gobierno dividido, la nueva era en Michoacán

OPINIÓN // Gobierno dividido, la nueva era en Michoacán

Por Oscar Carbajal

Las alianzas y su habilidad de unir ciertos aspectos que a muchas personas no les resultan lógicas debido a la conformación desde el origen de las fuerzas políticas, es lo que hará que la llegada de la 4T a Michoacán se vea complicada. La decisión del máximo tribunal en materia electoral, ha dejado un antecedente que a muchísimas personas sigue dando de qué pensar, lo cual, en no muchos meses estaremos presenciando cómo es que se ajustan leyes para poder evitar que las elecciones sean validadas ante la incursión de poderes fácticos que plenamente sean acreditados.

Si bien el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación puso palomita a la elección de la gubernatura en Michoacán, esto no significa que el ambiente será el mejor para poder encabezar una administración que a cuenta de las palabras del equipo de transición, ha generado muchas expectativas en la sociedad.

En primera parte, dejar atrás que existió participación del crimen organizado dentro de la elección será difícil y cargara factura a la administración entrante, debido a que será una gran mancha en una de las elecciones más emblemáticas de la historia de Michoacán, tomando en cuenta la cantidad de votos emitidos, el haber sorteando la salud debido a la pandemia, el triunfo de un partido político nuevo que llega a la silla de la gubernatura y las múltiples situaciones que han sido identificadas después del pasado 6 de junio de 2021.

En segunda, la división de poderes será la pieza clave de los primeros tres años, ya que el Ejecutivo y el Legislativo, no serán controlados por una misma fuerza política, cuestión que es favorable para la democracia, pero debe ser un foco de atención permanente entre quienes exigimos rendición de cuentas a los poderes de gobierno. Recordemos que la alianza formada por PAN-PRI-PRD dentro del Congreso Local, estará integrada por 21 diputadas y diputados que aseguran en números que, la labor legislativa de la 4T no sea fácil cada que busquen impulsar una propuesta en el Congreso del Estado.

De las cuestiones fuertes que tendrá que librar la administración entrante es comprender que la división de los poderes, es un factor democratizador, pero que las alianzas políticas no deben ser satanizadas tampoco, sino que se debe comprender que la pluralidad de ideologías no es un factor a desatender, ya que al final del día, la democracia es eso, apreciar las distintas maneras de ver las cosas conviviendo dentro de un ambiente de respeto hacía cada una de las partes que actúan en el espectro político-democrático del Estado.

A nivel mundial, el término “Gobiernos divididos” no es sinónimo de ruptura e inestabilidad política y social, es hablar de un lugar en el que el Titular del Ejecutivo no es emanado de la misma alianza política a la que mantiene la mayoría en el legislativo, Michoacán será eso, y esto nos muestra que la convivencia de ideas es lo que mantiene a una democracia dentro de los propósitos para lo que fue creada, el escuchar y representar a todas las voces del lugar que se gobierna. Labor que reitero, no será fácil, pero por el bien de la democracia, se tiene que lograr.

Al final, recordemos, por más que se llegue a cuestionar cada elección, “un voto por persona y cada voto cuenta”. Otro proceso electoral local acabó, de nuevo, sin elecciones extraordinarias, confirmando que el sistema electoral sigue funcionando, que la voluntad de la ciudadanía por más cuestionada que pueda llegar a ser, es respetada, ante los principios del voto libre, secreto e indivisible; y que, las fuerzas políticas están obligadas a comprobar el por qué siguen vigentes, ante el constante escrutinio de la sociedad.

Oscar Fernando Carbajal Pérez es licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UMSNH y Maestrante en Derecho Electoral por el Posgrado de la misma facultad.

About Meta Política

Check Also

#OPINIÓN // El voto de las mujeres

En el siglo XX, la ampliación del derecho político a votar de las mujeres fue una generalización en la mayor parte de los países del mundo. De manera que México ya estaba tarde cuando se establece este derecho, que ha tenido una nueva etapa para buscar la paridad de género en reformas sucesivas desde 1994 hasta 2014, para luego ir hacia la paridad sustantiva y generalizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *