Home / Opinión / ENTRELÍNEAS // AMLO-Silvano, ¿Desconfianza o revancha política?

ENTRELÍNEAS // AMLO-Silvano, ¿Desconfianza o revancha política?

Por: Héctor Tapia

¿Desconfianza o revancha política?, quizá un poco de ambos, en cualquiera de los dos supuestos la lectura es dura, pero son aún más duros sus alcances.

Sin dinero para pagar sus compromisos laborales, con estallidos de conflictos laborales a causa de lo primero, y sin más ruta que la política con la mediatización de sus denuncias contra la elección en Michoacán, Silvano Aureoles enfrenta y construye un cierre de gestión estatal, la última perredista de todo el país, con un panorama sumamente complejo, particularmente para los michoacanos.

Por un lado este miércoles el gobernador electo Alfredo Ramírez Bedolla anunció, producto de una serie de encuentros con el gabinete federal para plantear complicaciones que enfrenta Michoacán que se han venido agudizando en las últimas semanas, que 3 mil 800 millones de pesos serán destinados de forma extraordinaria al estado para poder atender los reclamos salariales del sector magisterial.

De manera paralela el gobernador michoacano, Silvano Aureoles Conejo, en sus múltiples frentes contra el gobierno federal, contra el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tiene tiempo lavándose las manos y deslindándose del pago de la nómina magisterial con clave estatal, y remarcando que era una responsabilidad exclusivamente federal.

En este contexto, Aureoles Conejo ha venido remarcando que van 8 solicitudes de reunión que ha planteado al presidente Andrés Manuel López Obrador, y a ninguna ha respondido de forma positiva.

Si hacemos un poco de memoria, desde el proceso electoral de la campaña presidencial, Aureoles Conejo ya tenía una línea discursiva de franca descalificación del ahora presidente; incluso le llegó a llamar “loco”; las descalificaciones no pararon incluso cuando López Obrador arribó a la presidencia de forma constitucional.

Desde entonces, con los antecedentes de abierta descalificación, incluso Silvano Aureoles, único gobernador perredista, llegó a formar parte e impulsar la agenda del bloque de gobernadores que se lanzaron contra López Obrador, que por cierto muchos de ellos ya fueron recibidos en Palacio Nacional, pero no así el mismo gobernador michoacano, quien inició “su cruzada” contra la elección michoacana reciente pasada justo a las puertas de Palacio Nacional luego de “tomarle la palabra” al presidente de presentar pruebas sobre la presunta intromisión de la delincuencia en las elecciones, donde quería de nueva cuenta un encuentro en privado con él. Continuando con la mediatización de los asuntos.

Para muchos resulta incomprensible la cerrazón que ha tenido Andrés Manuel López Obrador particularmente con Silvano Aureoles Conejo, a sus planeamientos, a sus solicitudes. Incluso, de acuerdo a su investidura, lo ven como falta de tacto político.

Sin embargo, y en contraparte, los enterados refieren que López Obrador no confía absolutamente nada en Silvano, y que prefirió mantener lejanía del gobernador michoacano y dejarlo a su suerte. Del gobierno federal insisten en que se le ha cumplido en tiempo y forma en las transferencias de participaciones que les corresponden, por lo que, refieren, de acuerdo a las programaciones debería alcanzar para solventar los compromisos pendientes con el magisterio.

Y es que hay varios aspectos que también han surgido en el transcurso de los últimos tres años, uno de ellos es que se sigue señalando a la gestión de Silvano Aureoles como de las más observadas por la Auditoría Superior de la Federación, a lo que en el último año se le agregan otros factores como el manejo poco transparente de recursos, endeudamiento poco claro, falta de liquidez para cumplir con sus compromisos, proveedores molestos porque no se les paga.

Con todo esto, se reafirma aún más la idea de la poca confianza para destinar recursos a Michoacán de forma extraordinaria.

Ese fue uno de los mensajes que se envió por parte de la federación la tarde de este miércoles con el anuncio de las gestiones de los recursos extraordinarios para el estado.

Quedan tres semanas de la administración saliente, y no hay claridad de hasta cuando se estabilizaría financieramente el estado, y por el contrario todo apunta a que se agudizarán las fricciones, y con ello la inestabilidad del estado. Lo bueno es que quedan solo unas pocas y largas semanas.

Héctor Tapia. Director General de Metapolítica.mx, reportero en Medios Radiofónicos de Michoacán y analista político en Canal 6 Media Group y Cadena Rasa.

About Meta Política

Check Also

#ENTRELÍNEAS // ¿Incondicional de Silvano a Comunicación del Congreso?

Una de las áreas más oscuras y poco transparentes de la administración saliente de Silvano Aureoles Conejo ha sido la de la Coordinación General de Comunicación Social, y con todo esto, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) perfila a quien fuera la artífice de la operatividad de esa área, Julieta López Bautista, para que encabece la coordinación de comunicación, pero ahora del Congreso del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *