Home / Michoacán / Balance crítico: Michoacán es más violento que hace un año

Balance crítico: Michoacán es más violento que hace un año

En los últimos 12 meses aumentaron los delitos en Michoacán: considerando solo hasta el mes de noviembre —los datos de diciembre de 2020 aún no están disponibles—, hubo más homicidios y más delitos en general en el año de la pandemia que en el 2019. El gobernador Silvano Aureoles argumenta que eso se debe a las luchas entre cárteles en zonas fronterizas del estado; a su vez, el presidente López Obrador aseguró en su última visita al estado que “no hubo profesionalismo para enfrentar el problema”. El caso es que mientras los mandatarios se reparten las culpas, la violencia sigue al alza en Michoacán.

Metapolítica

Morelia, Michoacán.- Michoacán es hoy más peligroso que hace un año. Excepto el caso de los robos de cualquier tipo, la delincuencia ha aumentado en todos los niveles y tipos de delito. 

Es lo que se desprende del comparativo de las cifras oficiales de delincuencia reportadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El tema cobró protagonismo luego que el pasado viernes 8 de enero el presidente Andrés Manuel López Obrador visitara la entidad para inaugurar cuarteles de la Guardia Nacional en Maravatío y Zamora. Esta última es hoy una de las ciudades más laceradas por la delincuencia a nivel nacional.  

“En Michoacán ahora hay instalaciones completas en 22 unidades territoriales, y están en proceso de construcción 11 más”, expresó entonces el presidente. “Tendremos 33 cuarteles como este. En Michoacán hay hoy 5 mil 225 elementos de la Guardia Nacional y con esta presencia, que antes no había, seguiremos avanzando”.

Y agregó una frase lapidaria para todos quienes tuvieron en algún momento el control de la seguridad en el estado en los últimos años:

“no hubo profesionalismo para enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia, entre otras cosas”.

En esa misma instancia el mandatario estatal Silvano Aureoles respondió. Y lo hizo argumentando la baja en los niveles de todo tipo de robos, con cifras extraídas del propio Sistema Nacional de Seguridad.

AMLO agregó una frase lapidaria para todos quienes tuvieron en algún momento el control de la seguridad en el estado en los últimos años: “no hubo profesionalismo para enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia, entre otras cosas”.

El argumento de Silvano Aureoles es real, si se tiene en cuenta las cifras oficiales de la misma fuente.

Sin embargo, es incompleto.

Lo que no dijo el gobernador es que la totalidad de los delitos, excepto los robos, aumentaron sustancialmente en la entidad.

Los datos no dejan lugar a dudas: los delitos contra la vida y la integridad corporal; contra la libertad y la seguridad sexual; fraude; extorsión; delitos contra la familia; contra la sociedad y contra otros bienes jurídicos afectados aumentaron en un año.

Lo anterior, además, considerando que en la medición del 2020 aún no se contempla el mes de diciembre, por lo que el aumento de la delincuencia en la entidad podría ser aún mayor.

Hoy, Michoacán es más peligroso que antes.

El argumento de Silvano Aureoles es real, si se tiene en cuenta las cifras oficiales de la misma fuente. Sin embargo, es incompleto. Lo que no dijo el gobernador es que la totalidad de los delitos, excepto robos, aumentaron sustancialmente en la entidad.

EL DESGLOSE

El desglose de los documentos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública contempla siete grandes divisiones de delitos, los cuales a su vez se subdividen en delitos específicos.

De las siete divisiones, Michoacán registra aumentos en cuatro.

En el caso del delito de homicidio, se pasó de 2 mil 625 en 2019 a 2 mil 654 en el 2020. De ellos, destaca el aumento del homicidio doloso, considerado por sus características como el indicador universal respecto de la tendencia delincuencial en cualquier lugar. En este tipo de delitos se pasó de 1 mil 653 a 1 mil 802 entre 2019 y 2020.

También crecieron los feminicidios. De 12 en 2019 se pasó a 18 en 2020. En el caso del secuestro, la cifra se mantuvo en 47 en ambos años.

Similar tendencia se registra en el caso del abuso sexual. De 392 en 2019 se pasó a 470 en 2020. También en este ítem destaca el crecimiento de la violación equiparada, definido según el código penal como “aquel en el que sin violencia se realice cópula con persona menor de quince años de edad” o “con persona que no tenga la capacidad de comprender el significado del hecho o por cualquier causa no pueda resistirlo”. La cifra creció de 71 a 87 en un año.

Los robos en general, tipificados como “delitos contra el patrimonio” y que constituyen el gran argumento del gobernador Silvano Aureoles para exhibir una supuesta baja de la delincuencia, efectivamente disminuyeron. De 23 mil 107 se bajó a 19 mil 120 entre 2019 y 2020, aun cuando la cifra de este último año no considera el mes de noviembre.

Pero otros delitos también presentan indicadores al alza.

En el caso del fraude, se pasó de 1 mil 558 a 1 mil 811. La extorsión pasó de 2 casos a 22 (un aumento del 1 mil 100%, aunque la baja cifra en términos estadísticos dificulta establecer una tendencia con validez científica). Y en el caso del despojo, la cifra evolucionó de 725 a 819.

En el caso de los delitos contra la familia, el mayor aumento se registra en la violencia intrafamiliar común que pasó de 911 a 1 mil 111 casos (aun cuando en 2020 no se cuente el mes de diciembre). Y en el caso de delitos contra la sociedad, incluyendo corrupción de menores y trata de personas, los casos pasaron de 41 a 47.

Por último, en el ítem de delitos contra otros bienes jurídicos afectados —que incluyen narcomenudeo, amenazas, allanamiento de morada, evasión de presos, falsedad, falsificación, delitos contra el medio ambiente y delitos cometidos por servidores públicos— la cifra creció de 9 mil 652 a 10 mil 277.

En los últimos meses el gobernador Silvano Aureoles Conejo ha sostenido que el alza en los delitos en Michoacán son producto de la lucha entre bandas criminales que operan en estados fronterizos como Jalisco, Guanajuato y el Estado de México, y que por el tipo de violencia ejercida corresponderían al fuero federal. Así lo manifestó incluso el mismo día en que acompañó al presidente López Obrador a inaugurar cuarteles de la Guardia Nacional en Maravatío y Zamora.   

Y para el caso de los homicidios dolosos, el gobernador dijo el pasado 16 de diciembre que “los homicidios son el talón de Aquiles de Michoacán”, y que se debían a la guerra entre de grupos criminales por el control de la venta de drogas.

El presidente dice otra cosa. Y mientras tanto, la violencia sigue al alza en Michoacán.

About Meta Política

Check Also

Nace nuevo convenio entre Estado y Federación; buscan blindar Zona Metropolitana de Morelia

Según el gobernador Silvano Aureoles el principal reto será reducir el alto número de homicidios que se registra en la Zona Metropolitana de Morelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *