Home / Opinión / OPINIÓN // Redes sociales y elecciones

OPINIÓN // Redes sociales y elecciones

Por Óscar Carbajal Pérez

Miles de personas a diario permanecen conectadas a redes sociales, las cuales han tenido un crecimiento demasiado grande en la última década; desde Facebook, pasando por Instagram, siguiendo en Twitter y terminando por YouTube, podemos hablar de las tradicionales redes que se usan para darse a conocer, aunque en México la más predominante y la que refleja mejores resultados de promoción, es Facebook.

Hablar de comunicación y la capacidad que se tiene para generar contenido que impacte dentro de cada usuario de estas redes, es un laberinto que solo los expertos en esa materia podrán descifrar después de años y años de análisis, mientras que nosotros, tenemos como percepción que, las mismas redes que para este 2020 se convirtieron en el medio máximo de información a raíz de la pandemia que se originó por el Covid-19, hoy son vías que reflejan la rapidez y la cantidad de noticias o publicaciones que influyen en la sociedad día a día. Ahí es donde encontramos dos lados que se convierten en las bardas que rodea el camino de las elecciones y las redes sociales.

El fin para el que se dieron a conocer las redes, obedece a una conducta por la cual la gente podía conocer nuevas personas e interactuar con ellas, nos demostró la oportunidad que se tenía en las redes sociales para poder alcanzar miles y miles de “seguidores”, que es lo equivalente a personas en mítines, pero ahora vemos el reflejo de ello dentro de reacciones como likes y compartidas. Ahí, el sector político es donde hace su entrada triunfal, explotar las redes sociales y tener un alcance mayor de lo que se hace. 

La política, como lo he dicho antes, esta en todos lados, aunque digamos que no nos llama la atención, si lo hace, y es permanente ese llamado a tener actitudes propias de la política, ¿O me van a decir que no se han metido al debate de apoyar o no las protestas feministas? Eso también es política. Regresando a las redes sociales y el acceso que le dieron al sector político, podemos ver que las dos bardas que se mencionaron son: Linchamiento o reconocimiento. Dos cosas instantáneas y de manera contundente hacen que duela o engrandezca una acción, es darlo todo o nada, así se comportan las redes sociales hoy.

Hablar de esto, nos tiene que llevar a la reflexión sobre que tanto estamos preparados para poder ser bombardeados por este tipo de actos en las redes sociales. Estamos frente a la nueva generación de hacer política, lo cual, en un sentido de responsabilidad, puede funcionar para detener los miles de contagios que se dan por la pandemia a cambio de exponer contenido de buena calidad y desnudar la personalidad frente a toda la sociedad por medio de las redes. Pero, así como estamos frente a la nueva manera de hacer política, estamos frente a una nueva audiencia, más exigente, con más crítica y a la cual si en un minuto no captas su idea, se va o se molesta.

Tener conocimiento de lo que permitimos nos exhiban para ver, es una de las ventajas que se dan dentro de redes sociales, es decir, la juventud, por dar un ejemplo, adopta estar dentro de los campos digitales porque ahí deciden que ver y cuando ver, por eso es que el éxito de netflix, amazon, es garantizado, por esa libertad, lo que la televisión o la radio no garantizaba. Tener esa premisa nos lleva a pensar que, la sobre exposición del sector político dentro de los espacios que se pueden dar en Facebook, YouTube o Instagram, por ser los más usados, puede generar un cierto descontento entre la sociedad, debido a esa invasión sobre la libertad que se tenía de ver contenido.

Se entiende que las condiciones en las que nos encontramos hoy en día, nos dan esa pauta a tener que buscar nuevas estrategias para captar la atención de la sociedad, hasta yo lo he dicho, cuando me refiero a generar nuevas estrategias políticas, en cierto punto me refiero al uso de las tecnologías. Lo que se debe atender, es la cantidad y calidad de contenido que se pueda generar para lograr posicionarse de manera legal dentro de la misma ciudadanía, aunque debe ser con demasiado cuidado, solo basta con recordar la molestia que se comenzó a dar cuando a YouTube llegaron los comerciales antes de cada video o a la mitad de ellos, algo así es inevitable que pase si se paga publicidad en estas plataformas, pero incluso, ya se han visto comentarios como “los políticos no entienden que entre más saturen las redes de anuncios, menos atención tienen”, una frase cruda, directa y que llama muchísimo a la reflexión.

El uso de las redes sociales, para aquellos que actualmente se encuentran dentro de un cargo público, ha ayudado en gran manera para que se de a conocer su trabajo y de esa manera, indirectamente se de una rendición de cuentas, esa obligación permanente que se tiene. Pero, a la vez ha sido el verdugo de las acciones que salen de control, como lo hemos visto en recientes semanas con senadores, diputados y alcaldes, donde el linchamiento social y virtual, no distingue de quien fue y en cuestión de horas, acaba con muchas semanas de trabajo.

Las redes sociales, hoy nos presentan un nuevo reto para la democracia, en Estados Unidos, estas ya definen elecciones, en México, teniendo en puerta una elección intermedia en la cual se ha polarizado totalmente el país, estas serán fundamentales. Tendremos que esperar a ver el contenido y la reacción de la sociedad al ver la exposición de políticos con publicidad en redes y ver esas estrategias que definan un proceso, que ya es complicado, pero que es el puente para el cuidado de la democracia entre autoridades, políticos y sociedad.

About Meta Política

Check Also

#ENTRELÍNEAS // Candidatura común en lugar de coalición, ¿tabla de salvación para el Bloque Opositor a Morena?

Héctor Tapia A unos días de que el Partido Acción Nacional (PAN) celebre su Consejo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *