Home / Opinión / #OPINIÓN // Pluralismo Político

#OPINIÓN // Pluralismo Político

Por Oscar Carbajal Pérez

Lo ideal dentro de una sociedad que está apegada a los fundamentos de la democracia, es que sea abierta y escuche las voces de todos lados de donde provengan, esto es el Pluralismo Político, ese término que visto desde el ámbito electoral no suena para nada mal, pero en un tema meramente político, hace ruido.

Estamos en el 2020, cualquier cosa puede pasar y así como hoy podemos estar sentados discutiendo estos temas, la siguiente semana alguien dirá “Octubre, sorpréndeme” y aparecen lineamientos y acciones afirmativas que pueden ser la punta de lanza en relación con la integración de los órganos de gobierno que conocemos.

Hablar de pluralismo político nos debe llevar a reflexionar sobre dos cosas, capacidad de acción y de inclusión; la acción de generar estrategias electorales que puedan dar resultados confiables dentro de una contienda que será muy atípica y recordada por las complicaciones que se puedan presentar en cuanto a la operatividad de la misma. Mientras que la capacidad de inclusión, nos lleva a reflexionar sobre lo abierta que puede ser la sociedad y los institutos políticos para que voluntariamente puedan aceptar a la ciudadanía que represente a las diferentes culturas que integran este país.

El derecho electoral se ha formado a golpes de sentencias, es por ello que las acciones que se desprendan para generar acuerdos en torno al proceso electoral en el que vivimos, ya deben comenzar a ser visibles en cuanto a la inclusión de las personas, como ya ha pasado en estados donde se procuró el acceso a cargos públicos de personas con discapacidad aunque se rompiera el principio de paridad, lugares en donde se han reservado distritos para la postulación de candidaturas de personas provenientes de pueblos originarios, así como la potencialización de la postulación de mujeres en cargos de elección popular; lo triste de esto es que no ha existido una ley que no deje lugares a lagunas y espacios interpretativos, abriendo posibilidades a simulaciones jurídicas, como lo fueron las famosas “Juanitas” en su momento o la autoadscripción de género para buscar romper con las barreras de paridad.

Todos y cada uno de esos casos, han tenido un tema crucial de por medio, la sorpresa. Sí, al enfocarnos en un sistema político que se ha mantenido vigente por más de 40 años, así como lo conocemos, con pesos y contra pesos gracias a la representación proporcional, pensamos que la pluralidad se da de manera partidista, pero no, se va de lado la garantía de inclusión que se da por parte de los tribunales electorales, dando ese resultado, el de sorpresa.

La capacidad de acción, puede ser el efecto que detenga las sorpresas judiciales en lo electoral, ya que en pleno 2020, debemos ser consientes de la importancia de participar todas y todos en los procesos electorales, dando espacio a renovaciones necesarias para que se sigan manteniendo los principios democráticos de un sistema.

Incluso, hablar sobre paridad de género, que es uno de esos temas que desde hace poco más de cinco años se ha buscado que se quede de manera permanente en la mente de las personas, ha sido una de las controversias más pesadas en la política, donde se han escuchando voces de las propias mujeres argumentando estar en contra de ella, a pesar de las voluntades y conciencia que se ha generado en torno a este tema. No podemos negar que también vivimos en medio de conflictos impulsados por lo tradicional y ahí, es donde la inclusión se topa con lo cerradas de muchas mentes y cacicazgos, que son barreras que posiblemente caigan en 2021.

Serán meses complejos de análisis político en torno a las estrategias que se mantienen dentro de cada partido y las posibles candidaturas independientes, en un terreno que ya es pesado e incierto gracias a la pandemia que no ha terminado y no se ve para cuando. Pero si de algo podemos estar seguros, es que cada paso que se de, podrá ser un movimiento que ocasione alguna novedad electoral a observar por parte de las autoridades.

El 2021 no solamente traerá consigo la ejecución de la elección más grande de la historia como cada que se tiene oportunidad se repite en el Instituto Nacional Electoral, también, analizándolo desde otra perspectiva más profunda, podría ser el año en que se viva un pluralismo político que vaya más allá de calcular la cantidad de partidos que integrarán el brazo de apoyo para los ejecutivos y cuantos serán oposición.

En México tenemos dos sistemas fundamentales, el sistema democrático y el sistema político, uno vive para encaminar al otro y el otro vive para darle sentido al primero, no pueden estar separados, y por esa razón es que deben buscar un pluralismo político de ideas que ayuden a mejorar las condiciones de la sociedad, desde las culturas que si bien, nos demuestran que no se aprecia de la misma manera todo, el generar debates de calidad con perspectivas diferentes bien fundamentadas, se agradece, al final de cuentas, el poder soberano de la población es quien busca ser representado y es ahí de donde se tiene la razón en la inclusión y proyección de actos futuros que nos beneficien a todos, dando paso la renovación de ideas y acuerdos.

About Héctor Tapia

Check Also

#ENTRELÍNEAS // Candidatura común en lugar de coalición, ¿tabla de salvación para el Bloque Opositor a Morena?

Héctor Tapia A unos días de que el Partido Acción Nacional (PAN) celebre su Consejo …

One comment

  1. Excelente opinión 👐🏽 claro que será un año bastante complejo, intentemos tomarlo más para bien que para mal. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *