Home / Política / «Como anillo al dedo»: de la confrontación al reparto de culpas de los gobernadores anti-AMLO

«Como anillo al dedo»: de la confrontación al reparto de culpas de los gobernadores anti-AMLO

Nueve gobernadores —10 originalmente pero Javier Corral, de Chihuahua, se descolgó— exigieron este fin de semana la renuncia del subsecretario de salud Hugo López- Gatell por “su mal manejo de la pandemia de COVID-19 en México. Sin embargo, se trata de los mismos que nunca tomaron en cuenta las recomendaciones federales y optaron por un camino propio. En momentos en que todas las recomendaciones —incluida la OMS— pedían unidad, en México se hizo exactamente lo contrario. Y ahora quieren cobrar cuentas. Esta es la historia.

METAPOLÍTICA

Morelia, Michoacán.- La historia inició cuando 10 gobernadores de México —uno de los cuales se retractó más tarde— pidieron la salida del subsecretario de Salud Hugo López Gatell por lo que llaman el deficiente manejo de la pandemia de COVID-19.

“Los gobernadores de 40 millones de mexicanos y mexicanas, demandamos al Gobierno Federal la salida inmediata de Hugo López-Gatell y que se ponga al frente, a un experto en la materia, con conocimiento y humildad para entender en toda su dimensión los temas de esta crisis de salud tan grave como la que estamos atravesando”, dijeron los mandatarios estatales de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas.

La demanda, como era de esperarse, desató un nuevo ciclo de pugnas políticas en la ya convulsionada política mexicana.

Pero para entender la historia es pertinente remitirse a los meses anteriores. Esos en los cuales los gobernadores que hoy piden la salida del subsecretario probaron varias directrices, menos cuadrarse con las recomendaciones de la Federación.

Una unidad recomendada de antemano, que ellos sencillamente no acataron.

El 7 de abril de este año la Organización Mundial de la Salud lanzo su primer protocolo de recomendaciones a los países, titulado “Plan estratégico de preparación y respuesta para la enfermedad por coronavirus 2019, Pautas para la planificación operativa de la preparación y la respuesta de los países”.

Pero para entender la historia es pertinente remitirse a los meses anteriores. Esos en los cuales los gobernadores que hoy piden la salida del subsecretario probaron varias directrices, menos cuadrarse con las recomendaciones de la Federación. Una unidad recomendada de antemano, que ellos sencillamente no acataron.

Y el primer pilar fue “Coordinación, planificación y seguimiento a nivel de país”.

En sus definiciones, el documento mencionaba explícitamente que “a fin de manejar de manera coordinada la preparación y la respuesta para el COVID 19, es necesario activar los mecanismos nacionales de gestión de emergencias de salud pública con la participación de los ministerios pertinentes, como los de salud, educación, viajes y turismo, obras públicas, medioambiente, protección social y agricultura y ganadería”.

La coordinación y la unidad era factores clave, dijo la OMS. 

Y entre otras acciones específicas, resaltó:

  • activar mecanismos multisectoriales para coordinar la preparación y la respuesta de múltiples asociados;
  • colaborar con las autoridades nacionales y los asociados clave en la elaboración de un plan operativo propio del país, con los recursos que se considere necesarios para la preparación y la respuesta para la COVID-19 o, preferiblemente, adaptar un plan de preparación para una gripe pandémica;
  • establecer métodos de medición y sistemas de seguimiento y evaluación para determinar la eficacia y el impacto de las medidas planificadas;
  • establecer un equipo de gestión de incidentes, con el despliegue rápido de personal designado de organizaciones nacionales y asociadas, en el marco de un centro de operaciones de emergencias de salud pública o su equivalente, de haberlo;
  • seleccionar, capacitar y designar voceros;
  • dar seguimiento a la ejecución del plan de preparación y respuesta del país sobre la base de los indicadores clave del desempeño establecidos en el plan estratégico de preparación y respuesta, y elaborar informes regulares de la situación.

De las 11 acciones concretas, al menos 6 apelaron a la unidad como requisito indispensable para tratar la pandemia.   

Pero en México lo que menos hay es unidad.

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados; por el contrario, pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, dijo un comunicado de los gobernadores de Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, Durango, Michoacán, Colima y Jalisco, el 30 de mayo del 2020.

Es decir:

a menos de dos meses de una pandemia que hasta el momento ha durado ocho, la oficialidad en México se quebró.

En este desacuerdo las responsabilidades parecen compartidas. Es un hecho que Hugo López-Gatell ha cambiado al menos una vez las fechas proyectadas como el pico de la pandemia.

Y también es un hecho que las entidades federativas, al menos las del bloque de gobernadores anti-AMLO, ha buscado aprovechar políticamente el manejo de la pandemia. Lo prueba el último descuelgue del gobernador de chihuahua, Javier Corral.

“Con relación al Comunicado emitido hoy por los integrantes de la Alianza Federalista, donde se plantea, entre otras cosas, la renuncia de Hugo López-Gatell, el gobernador Javier Corral aclara que no participó de la discusión ni conoció el texto en el que, por error, se incluyó su firma”, dijo el gobierno de Chihuahua el pasado viernes. 

Es un hecho que Hugo López-Gatell ha cambiado al menos una vez las fechas proyectadas como el pico de la pandemia. Y también es un hecho que las entidades federativas, al menos las del bloque de gobernadores anti-AMLO, ha buscado aprovechar políticamente el manejo de la pandemia.

En pocas palabras: en lugar de consultar a un gobernador, se agregó su firma a escondidas para sumar una voz a la demanda.

Entre la falta de información precisa y las visiones distintas —y a menudo contrapuestas— de los gobiernos estatales y federal, es extremadamente difícil establecer responsabilidades a personas específicas. Las versiones distintas, producto de la incierta evolución del COVID-19 en todo el mundo, llegan a tal grado que el pasado fin de semana la propia gobernadora morenista de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, admitió diferencias con el semáforo propuesto desde el gobierno federal. 

Esta nota solo pretende exhibir la descoordinación absoluta entre los gobernadores de los estados que piden la salida de López-Gatell y la Federación, sin hacer juicios de valor ni apuntar a personas específicas.  En las siguientes líneas se revisan uno a uno los comentarios y hechos de los gobernadores que decidieron no acatar las recomendaciones federales, y se enlazan a notas aún disponibles de distintos medios de comunicación que comprueban que los 10 mandatarios críticos siguieron una ruta distinta.

Una ruta que, a juzgar por los últimos datos, no les dio resultado.    

Silvano Aureoles Conejo, Michoacán. El 16 de abril Silvano Aureoles anunció que Michoacán no acataría las medidas dispuestas desde la Federación, aseguró que el gobierno federal mentía a propósito de un supuesto centro de reparación de ventiladores (que finalmente se comprobó que estaba en el TEC de Morelia) y ordenó regresar los insumos enviados.

Martín Orozco, Aguascalientes. El 18 de mayo anunció la reapertura de algunos sectores clave de la economía. “Salvo escuelas y con cuidado, poco a poco, a partir de hoy (18 de abril) se reabre el estado”, indicó. Y el 21 de mayo aseguró que no confiaba en las cifras y datos exhibidos por Hugo López-Gatell y que se tomaría una vía distinta.

Miguel Ángel Riquelme, Coahuila. El 26 de mayo afirmó que no confiaba en la información del gobierno federal, que “no hacía mucho caso a los semáforos” y que la reactivación de su entidad no dependería de las recomendaciones de la Federación. “Yo, la verdad, no hago mucho caso de los semáforos, porque desde que los vi no aplican en Coahuila. Pero es más lamentable cuando alguien con la credibilidad que se le está dando en los medios de comunicación, porque diariamente aparece para darnos la información a todos, te diga un día que de nada sirven los cubrebocas, y al día siguiente o a los dos meses diga que siempre si sirven, y te enseñe a ponértelos”.

José Ignacio Peralta, Colima. El 30 de mayo afirmó que no se flexibilizarían las medidas de distanciamiento social, lo que entonces coincidió con las recomendaciones de la Federación. Sin embargo, un día antes fue parte del bloque que aseguró que cada entidad definiría su estrategia de manera independiente a la Federación.

José Rosas Aispuro, Durango. El 19 de mayo, junto al gobernador de Coahuila, afirmó que desconocía el semáforo emanado de la federación. Y criticó lo que llamó “un relajamiento de las medidas de distancia social”. Diego Sinhué Rodríguez, Guanajuato. El 27 de mayo anunció que su entidad tendría su propio semáforo. “El estado seguirá aplicando su semáforo estatal que determinará el regreso a las actividades productivas, económicas y sociales, pues no hemos esperado determinaciones que no llegan, las hemos tomado y así seguirá siendo”.

Enrique Alfaro, Jalisco. El 30 de mayo desconoció abiertamente las recomendaciones de la Federación respecto de que la situación en Jalisco era crítica, e incluso trató de “cínico” a Hugo López-Gatell. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, rechazó que en esa entidad se encuentre en rojo el semáforo covid-19, como lo señaló el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, a quien tildó de cínico. Es verdaderamente increíble el nivel de cinismo de López-Gatell, y lo digo con todas sus letras. No se puede poner al mismo nivel a Jalisco con la Ciudad de México, que tiene el mayor número de contagios y de fallecidos por el coronavirus”.

Jaime Rodríguez, Nuevo León. El 31 de mayo anunció que su estado tendría su propio semáforo para determinar las medidas de desconfinamiento tras la Jornada Nacional de Sana Distancia, independiente del Semáforo Alerta Covid-19 del gobierno federal. Y anunció que a partir del 1 de junio abrirán los centros comerciales a 30 por ciento de su capacidad, y la industria cervecera reanudará su producción. “Tenemos que aprender a vivir con el riesgo, es una decisión tomada en conjunto”, dijo entonces.

Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Tamaulipas. El 1 de junio indicó que el estado tendría su propio semáforo distinto al del a Federación. “Estaremos usando nuestro propio semáforo”, dijo entonces. 

Javier Corral, Chihuahua. En el caso de Javier Corral no incluye en esta nota, por cuanto el pasado viernes 31 de julio se deslindó de la carta.  

“Hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad, en nuestra respuesta al COVID-19. Los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias, y por eso estamos todos pagando el precio”, afirmó el Secretario General.

El 18 de mayo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó explícitamente que la falta de unidad entre y al interior de los países era “una estrategia para el fracaso”.

“Los países han ignorado las recomendaciones de la OMS y como resultado el COVID-19 se ha extendido por todo el mundo y ahora se intensifica en el Sur Global, donde su impacto puede ser aún más devastador”, advirtió el Secretario General de la ONU a través de una misiva oficial.

Y agregó que “hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad en nuestra respuesta al COVID-19. Los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias, y por eso estamos todos pagando el precio”.

Días después, en México se volvía explícita esa estrategia para el fracaso.

Entre esta incertidumbre, las señales políticas son importantes (sin que necesariamente implique que sean correctas). El pasado 12 de junio el subsecretario Hugo López-Gatell fue invitado por la OMS a ser parte del grupo de expertos del Reglamento Sanitario Internacional por cuatro años.

“Lo interpreto como un reconocimiento de México por su actuar en situaciones como ésta”, dijo el invitado.

Pero ese reconocimiento internacional al parecer está lejos de ocurrir en México.

About Meta Política

Check Also

Salarios austeros a funcionarios: Torres Piña

 Se aprobó Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos Redacción Morelia; Michoacán, 23 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *