Home / Capital / ESPECIAL // Huele a basura: cómo se gestó el fraude de Veolia contra los morelianos

ESPECIAL // Huele a basura: cómo se gestó el fraude de Veolia contra los morelianos

El edil Raúl Morón Orozco anunció hoy acciones legales contra Veolia, administradora del relleno sanitario de Morelia. Pero la historia inició mucho antes. En junio del 2019, el Ayuntamiento difundió los primeros antecedentes de las irregularidades cometidas por la empresa. Veolia fue acusada de pagar sobornos en Chile, cometer infracciones en al menos seis estados mexicanos, inflar costos en Morelia y pactar ilegalmente con la administración del exedil Alfonso Martínez Alcázar. Hoy, Metapolítica recrea la historia.

Por Eduardo Pérez Arroyo

Morelia, Michoacán.- Cifras infladas y falseamiento de información, oficializadas en contubernio con anteriores administraciones municipales y que generaron millonarias ganancias ilegales, habría cometido la empresa Proactiva Medio Ambiente MMA S.A. de C.V. —hoy Veolia Residuos del Bajío S.A. de C.V.— durante los 12 años a cargo de las operaciones de manejo de los residuos sólidos de Morelia.

La cantidad de irregularidades fue tal que desde mediados del 2019 el ayuntamiento de Morelia inició gestiones para terminar el contrato de manera anticipada.

Y por lo pronto, la primera consecuencia concreta fue dada a conocer hoy: una denuncia penal contra la empresa, interpuesta por el gobierno municipal.

“Hemos interpuesto una denuncia penal ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, por la posible comisión de un delito por la empresa que administra el relleno sanitario de Morelia”, indicó este día el propio edil Raúl Morón Orozco.

El Ayuntamiento de Morelia acusa que las irregularidades iniciaron al menos hace una década. Y para cometerlas hubo confabulación con la administración municipal del exedil Alfonso Martínez Alcázar.

“Lucro indebido, el posible contubernio con anteriores administraciones municipales y cifras alteradas de los residuos que ingresaban al relleno sanitario son algunas de las acciones que habría cometido la empresa que administra el Relleno Sanitario durante los últimos los 10 años”, dijo Raúl Morón.

Y detalló:

“Solamente en la administración anterior el daño patrimonial que sufrió el Ayuntamiento de Morelia ascendió a 56 millones de pesos, según una primera auditoría que realizó un despacho externo”.

También aseguró que el daño ya llegó a 103 millones de pesos.

MIRA LA CONFERENCIA DE RAÚL MORÓN AQUÍ

Pero lo anterior son los datos nuevos. Hay otros que se mantienen.

El siguiente contenido es similar al que se publicó en junio del 2019. Y conserva los mismos ingredientes: fraudes internacionales, registros falsos y posible complicidad de la administración del exedil Alfonso Martínez Alcázar.

Las toneladas de la discordia

Las primeras sospechas de que la empresa inflaba los costos se generaron incluso antes de que asumiera la actual administración.

El 10 de enero de 2018, durante el gobierno de Alfonso Martínez Alcázar, el entonces regidor Fernando Rodríguez Herrejón pidió en sesión de Cabildo revisar las básculas del relleno sanitario.

La sospecha: se reportaban más toneladas que las reales. Y el detalle de los documentos lo confirma: las toneladas trabajadas aumentaron casi al doble en 8 años.

El contrato “Título de concesión del servicio público de disposición final de residuos” —con copia en poder de este medio— con fecha 2 de enero de 2007, establece que el pago por la contraprestación al concesionario será de 114.98 pesos mexicanos por un mínimo mensual equivalente a 16 mil 500 toneladas por mes.

Pero desde el 2011 las toneladas llegaron al doble o hasta el triple.

Según los cálculos del Ayuntamiento, de 639 toneladas diarias que se trataron en 2008 se llegó a 1 mil 137 en el año 2016. Y un recuadro oficial muestra que apenas la actual administración inició operaciones en septiembre de 2018, las cifras de tonelaje mensual bajaron de un promedio de 34 mil a cerca de 20 mil.

Para el Ayuntamiento, Veolia simplemente mintió. En las bitácoras se detecta que un camión cargado tarda media hora solo en hacer un recorrido. Pero Veolia reportaba esos mismos 30 minutos en muchas más actividades: recorrer varias zonas, recoger cientos de kilos de la basura, regresar al sitio de disposición final y vaciar el contenido.

“Esos tiempos no tienen sentido” dice una fuente del Ayuntamiento.

Y especialistas independientes avalan esa versión.

“Las cifras de las toneladas de basura no se ajustan a la realidad –asegura el profesor investigador del Instituto de Investigaciones de los Recursos Naturales (Inirena) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Arturo Chacón Torres–. Nosotros calculamos que el manejo diario de residuos en Morelia oscila entre las 400 y las 600 toneladas diarias. Ese es el promedio que las instituciones académicas utilizamos como referencia para todos nuestros estudios”.

Una trasnacional cuestionada

Veolia tiene un largo historial de fraudes. En México tiene denuncias en Aguascalientes, Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Michoacán y Veracruz. Y desde 2007 fue exhibida públicamente en al menos tres países: Chile, Venezuela y México.

En el caso chileno, la justicia de ese país ya comprobó que la empresa sobornó directamente a un político local para obtener un mejor contrato.

Un repaso rápido por el historial de la prensa nacional –cuyos links de prensa local desde los cuales se extrajo esta información aún están disponibles– arroja más luces respecto de la forma de operar de la empresa.

El 30 de mayo de 2007 el Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, acusó públicamente a Proactiva Veolia de cobrar 11 millones de pesos mensuales por brindar un mal servicio de recolección de basura.

Casi 8 años más tarde, el 2 de diciembre de 2015, la prensa de la misma ciudad reportó que “un grupo de geofísicos ingresó a las instalaciones de Proactiva a verificar la posible responsabilidad de la empresa en la contaminación de un manantial aledaño. Pero la empresa negó la entrada a estas personas poniéndoles diferentes trabas como el color pálido de un número del documento”.

Días más tarde los profesionales de la tierra pudieron ingresar tras ocho horas de espera. Los geofísicos señalaron que prácticamente fueron hostigados desde el momento de su ingreso al lugar, que un grupo cuestionó la trayectoria académica de los supervisores, que cada uno tuvo a un acompañante que lo seguía, que solo se les permitió realizar pruebas en zonas autorizadas por el personal de Proactiva, que debieron entregar sus teléfonos celulares y cámaras fotográficas, que se le impidió voltear o alzar la vista en ciertas áreas de la empresa y que se les negó el acceso al relleno sanitario.

Un año más tarde, en mayo de 2017, organizaciones ambientalistas y de derechos humanos pidieron rechazar proyecto de “Termovalorización” de la basura para la Ciudad de México, que pretendía instalar un incinerador en la Zona Metropolitana del Valle de México “con lo que aumentaría la contaminación atmosférica con metales pesados, perturbadores endocrinos y contaminantes orgánicos persistentes”. El tema aún está en litigio, y según la planificación original la empresa iniciaría funciones el 2020.

En agosto de 2017 tocó el turno a Xalapa, Veracruz. Entonces la prensa local exhibió la historia de la gente del arroyo La Pesma, en donde “hace diez años los niños de la comunidad Chiltoyac se bañaban durante los atardeceres y las mujeres acarreaban agua en cántaros hasta sus hogares. Hoy el líquido ‘no sirve pa’ nada’: en el cauce del río desemboca plomo, mercurio y excremento, proveniente del basurero El Tronconal (gestionado por Proactiva)”.

La nota incluso añade una foto en donde se observa un camión de Proactiva vaciando presuntos desechos químicos directamente en un cuerpo de agua.

El 4 de marzo del 2019 el presidente de la Comisión del Agua Potable y Alcantarillado del Cabildo de Aguascalientes pidió que Veolia México “sea un sujeto obligado de rendir información al Instituto de Transparencia del Estado”.

Y ese mismo mes, otra vez en Xalapa el Ayuntamiento reportó que “ante la decisión arbitraria, unilateral, de cerrar el relleno sanitario de Tronconal a partir de hoy miércoles por la empresa transnacional Veolia México el Gobierno Municipal de Xalapa hace del conocimiento (que) responsabilizamos plenamente a la empresa Veolia México de los problemas sanitarios y ambientales que se generen”.

De manera más reciente, el 29 de marzo del 2019 en Sesión Extraordinaria de Cabildo de Tlalnepantla “se votó a favor de cancelar la concesión otorgada el 23 de junio de 1997 a la empresa Mexicana de Medio Ambiente S.A. de C.V., hoy denominada Proactiva Medio Ambiente MMA S.A. de C.V. y/o Veolia Residuos Bajío S.A de C.V., ya que no cumple las condiciones de operación establecidas en el contrato”.

Finalmente, el 1 de abril el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, exigió a la empresa Veolia abandonar la operación del basurero de El Tronconal, “al no cumplir con el convenio firmado con el ayuntamiento”.

Respecto de los flancos en otros países, en 2008 en Venezuela un informe encargado por el gobierno de Hugo Chávez acusó a Veolia y Proactiva de “dejar a miles de pobres sin agua potable y de contaminar irreversiblemente ríos, lagunas y lagos del país”.

Y en abril de 2017 se produjo en Chile el hecho más indesmentible en contra de la empresa.

La Fiscalía Occidente de Santiago de Chile estableció que el entonces exconcejal (equivalente a un regidor) Antonio Neme cumpliría condena en libertad y pagaría un equivalente a 774 mil pesos mexicanos por recibir 1 millón 520 mil 570 pesos de la empresa Proactiva, para hacer gestiones a su favor en una licitación de recolección de residuos sólidos en 2011.

Un cambio irregular

En su momento, otro punto de discordia fue el cambio de denominación: en 2018 la empresa modificó su nombre y permitió el acceso de capitales extranjeros, específicamente francoespañoles.

Según el Ayuntamiento, eso contravino las reglas originalmente pactadas. Y el experto en Derecho Ricardo Santillán da la razón a la administración municipal.

“Entre el 2007 que cobró su vigencia el Título de Concesión del servicio público de disposición final de residuos, del Municipio de Morelia, Michoacán, y el 2018, Proactiva Medio Ambiente MMA, Sociedad Anónima de Capital Variable, ha reformado en su totalidad los estatutos sociales” explica Santillán. “Su duración ha permitido la admisión de extranjeros y ha fijado capital social mínimo fijo, entre otros, para ahora ser reconocida como Veolia Residuos Bajío SA de CV.

Pero, aclara, “al quedar estas situaciones debidamente registradas, se hace constar plenamente que ya no es la misma persona moral”.

Ocurre que al cambiar de denominación social “no solamente se trata de un nombre: este hecho tiene implicaciones fiscales”.

Santillán explica que “el cambio de denominación como tal implicaría una nueva persona moral, y podría sujetarse y ordenársele a esta iniciar un proceso de liquidación de la anterior persona moral, nombrar liquidador y otra serie de actividades que eso implica”.

Y es categórico:

“Me da la impresión que Proactiva Medio Ambiente MMA, S.A. de C.V., se tomó muy a la ligera el cambio de denominación de la Sociedad Mercantil, pues esto no solamente se trata de cambiarle el nombre y ya”.

El punto 12 del contrato del Ayuntamiento con la empresa, “Revocación de la concesión por causas imputables al concesionario”, indica en su inciso b) que “la concesión se revocará (…) si el concesionario transfiere a un tercero la titularidad del presente contrato), delegándole toda responsabilidad derivada de la concesión que aquí se trata”.

Un dato: el cambio de nombre en Chile en mayo del 2017.

“El contrato se firmó con la mexicana Proactiva y no con la francoespañola Veolia”, sintetiza a este medio una fuente de la Dirección de Residuos Sólidos del Ayuntamiento.

En busca del reemplazo

De manera paralela al anuncio del edil Raúl Morón, desde hace meses las autoridades municipales buscan un contrato con una nueva empresa. Y ya hay propuestas. Una de ellas, incluso, propone la generación de biogás.

“Se trata de una tecnología más cara”, dice Chacón Torres, “pero sin duda la más óptima para las condiciones actuales de Morelia”.

Además del avance ecológico, insiste el Ayuntamiento, el costo sería mucho menor: hasta 130 pesos por tonelada, contra los 203 pesos por tonelada que se pagan hoy a Veolia sin generar biogás.

Pero no parece tan fácil. El Ayuntamiento afirma que llegará hasta las últimas consecuencias, y según los documentos, hasta al menos el 2019 la empresa —que durante este año no se ha referido al tema— no estaba dispuesta a retirarse sin obtener un jugoso beneficio económico a cambio.

Por lo pronto, las malas prácticas de Veolia en Morelia ya están en los tribunales.

___________

LAS CIFRAS
Las toneladas de basura diarias que reportó la empresa alcanzaron el máximo en 2016-2017, durante la administración independiente. Desde 2008 los ediles que pagaron a Proactiva/Veolia fueron Carlos Macouzet, Fausto Vallejo, Rocío Pineda, Manuel Nocetti, Wilfrido Lázaro, Salvador Abud y Alfonso Martínez.

Año 2008, promedio de 639 toneladas diarias.
Año 2009, promedio de 706 toneladas diarias.
Año 2010; promedio de 812 toneladas diarias.
Año 2011, promedio de 951 toneladas diarias.
Año 2012, promedio de 1 mil 87 toneladas diarias.
Año 2013, promedio de 1 mil 113 toneladas diarias.
Año 2014, promedio de 937 toneladas diarias.
Año 2015, promedio de 735 toneladas diarias.
Año 2016, promedio de 1 mil 137 toneladas diarias.
Año 2017, promedio de 1 mil 132 toneladas diarias.


Esta nota fue publicada en junio del 2019 y actualizada para Metapolítica

About Meta Política

Check Also

Destaca AMLO avances en Nayarit: “hemos capacitado a más de 8 mil jóvenes”

Un total de 8 mil 235 jóvenes están siendo capacitados como aprendices y reciben un salario mínimo, aseguró esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *