Home / Elector 2021 / #ENTRELÍNEAS // ADN Michoacán… Los costos de un mal cálculo.

#ENTRELÍNEAS // ADN Michoacán… Los costos de un mal cálculo.

Por Héctor Tapia

La expresión Alternativa Democrática Nacional (ADN) podría estar en vías de extinguirse a partir del mal paso o el mal cálculo que dieron en Michoacán.

En su momento esta expresión política ayudó a definir elecciones en el estado; representaban poco menos de la mitad de los consejeros políticos del Partido de la Revolución Democrática (PRD), sin contar que llegaron a tener cargos importantes en la dirigencia del partido, hasta la elección pasada. 

Liderados por el diputado federal Carlos Torres Piña, ahora perteneciente a la fracción parlamentaria de Morena, en ese entonces pertenecía al PRD, hace poco más de un año alrededor de tres legisladores locales, 20 presidentes municipales, 112 regidores, 18 síndicos, y diversos liderazgos, habían anunciado su supuesta renuncia al partido del sol azteca para seguir a su liderazgo. Y dijo supuestamente, porque hasta hace varios meses todavía se venía manejando que sólo fue un tema mediático de algunos para engrosar el tamaño del impacto, pero que oficialmente no se había concretado.

El boquete que se había generado en su momento fue mayúsculo; más, luego de que el PRD había acudido al proceso electoral inmediato pasado en alianza con el Partido Acción Nacional (PAN), determinación que les costó una disminución importante a las filas del partido.

De golpe, habían perdido, por poner un ejemplo, 3 de los 7 legisladores que tenía el PRD en el Congreso del estado. Repentinamente, a partir de la decisión, bajaron significativamente la presencia en el legislativo local y estos legisladores afines a dicha expresión se sumaron a la Representación Parlamentaria.

No queda claro cuál fue la promesa específica que recibió la expresión para tomar esta decisión y sumarse de forma masiva, en ese momento a Morena; lo cierto es que aún queda el eco del canto de la sirena hasta este momento.

Desde la renuncia a la fecha todo se quedó en un acto masivo en el cuál Torres Piña anunció su adhesión a Morena, y que –para su infortunio- se atravesó la imposibilidad de afiliarse porque el partido había cerrado las puertas momentáneamente.

Aún así, se siguió adelante; para ese momento los demás agregados a la expresión política de ADN, alcaldes, legisladores,  empezaron a moverse por su cuenta, ante la incertidumbre del escenario que les trajo la decisión de querer sumarse a Morena. Se quedaron, literal, en el aire, donde el único que alcanzó el sello visible del partido guinda con cierta claridad, aunque no formal u oficial, fue Torres Piña.

Algunos de los actores de esta expresión han regresado a las filas perredistas, producto de la falta de claridad y resultados de la renuncia; uno de ellos es el diputado local Humberto González Villagómez, y se había manejado en su momento el retorno de la propia legisladora Miriam Tinoco Soto, aspecto que al momento no se ha concretado.

Lo cierto al momento es que si bien algunos han optado por regresar otros se están enfrentando a una dura realidad: Morena, por sus propios procesos internos, no los recibirá como ellos esperaban. Es más, está en duda si siquiera les abrirán la puerta a la afiliación. Como simpatizantes sin duda les darían la bienvenida; hasta ahí. Pero sin candidaturas.

Y, muchos de ellos tienen cargo. Aquí es donde se desprende la tesis de que hubo un mal cálculo.

La renuncia de muchos de ellos significaba de antemano la renuncia también a la reelección. Por tanto requerían de un espacio para buscar destacar el trabajo del equipo; fue aquí donde apostaron a Morena, un partido que tiene sus propios conflictos internos, y que de momento muchos están excluidos, incluso morenistas.

La pregunta queda en el aire, si su respaldo era hacia el proyecto de la Cuarta Transformación, hacia el presidente López Obrador, como lo dijeron en su momento, ¿por qué no se fueron hacia otro proyecto como el Partido del Trabajo, un partido en crecimiento?

Insisto, quedan muchas dudas del por qué ADN apostó a Morena, a sabiendas la vida interna que lleva ese partido. Lo cierto es, también, a pocos meses de que inicie el proceso electoral, dicha expresión apunta a diluirse todavía más si no toman las decisiones correspondientes., como el aceptar que quizá cada uno de los actores políticos de esa expresión tendrían más futuro político si se separan y siguen su camino. Aunque quizá sí suceda así. Todo está por verse.

About Héctor Tapia

Check Also

Quien se quiera ir del PRI, que se vaya: Hernández Peña

Héctor Tapia El Partido Revolucionario Institucional (PRI) es de puertas abiertas tanto para quien quiera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *