Home / Michoacán / Michoacán, más violento que en el 2015

Michoacán, más violento que en el 2015

Según el último informe anual del Institute for Economics and Peace, en el estado aumentaron los homicidios en general y los delitos cometidos con armas de fuego, lo que lo ubica en el lugar 11 entre los más violentos de México. El retroceso en los niveles de violencia se ha dado en todo el país. Pero Michoacán también pone de su parte: comparado con sí misma, la entidad retrocedió 4 lugares entre 2018 y 2019. Aunque hay mejoras en otros índices, la conclusión es una e inequívoca: Michoacán es más violento que hace 4 años.

Por Eduardo Pérez Arroyo

Morelia, Michoacán.— Los dos casos con que inicia esta nota son reales, ocurrieron durante esta semana y están extractados íntegramente de la edición del 4 de junio del periódico El Heraldo de México.

“El primer crimen ocurrió aproximadamente a las 20:00 horas del pasado miércoles entre las calles Sinaloa y Tabasco de la colonia El Pedregal, en el municipio de Pátzcuaro, donde fueron localizados tres cuerpos del sexo masculino maniatados, con huellas de tortura y lesiones por disparos”.

“Un segundo evento violento ocurrió antes de las 22:00 horas en la calle Pátzcuaro, de la colonia El Realito, ubicado en la zona norte de la ciudad de Morelia, donde vecinos ubicaron los cuerpos de dos hombres que también presentabas heridas de proyectil”.

Ambos grafican certeramente lo que ocurre en Michoacán en los últimos 4 años:

peores índices de homicidio, peores índices de delitos con armas de fuego, aumento de la violencia relacionada con el crimen organizado, y un retroceso en general.

Las estadísticas que se exhibirán en esta nota confirman el incremento de la violencia. La totalidad de los datos exhibidos provienen del informe “Índice de Paz México 2020: Identificar y medir los factores que impulsan la paz”, elaborado por el Institute for Economics and Peace (IEP). La asociación se autodefine como “un think tank independiente, apartidista y sin fines de lucro dedicado a cambiar el enfoque mundial acerca de la paz para hacer de ella una medida positiva, factible y tangible del bienestar y el progreso humanos”. El informe fue publicado de manera reciente, en abril de este año.

El estudio arroja una categórica conclusión: Michoacán es más violento.

CONTEXTO MEXICANO

El informe, según sus creadores, “proporciona una medición integral de los niveles de paz en México y contempla tendencias, análisis y cálculos del impacto económico de la violencia”. Asegura que se basa en la metodología del Índice de Paz Global (IPG), la más reconocida medición de la paz en el mundo y que ha sido elaborada por el IEP cada año desde 2007.

También establece que “en 2019, el nivel de paz en México tuvo un retroceso de 4.3%, descendiendo por cuarto año consecutivo. Este deterioro se debió a que las actividades delictivas se incrementaron de manera importante, al grado que la tasa de crímenes de la delincuencia organizada creció 24.3%”.

Como resultado, afirma, 23 de los 32 estados del país mostraron caídas en sus niveles de paz, y apenas 9 mejoraron.

En relación al resto del mundo, el informe dice que “México presenta el menor nivel de gasto en seguridad interna y sistema judicial de los 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con 0.7% del PIB”. Y como solución propone que “México debería incrementar su gasto en el sistema de justicia penal”.

En términos concretos, Yucatán fue el estado más pacífico del país por tercer año consecutivo. Le siguen Tlaxcala, Chiapas, Campeche y Nayarit.

En tanto, en los últimos cinco años los mayores deterioros se observaron en Colima, Baja California, Guanajuato, Chihuahua y Quintana Roo.

“Estos cinco estados tienen tasas de homicidios cada vez más altas, en particular Colima, que ha registrado la mayor tasa de homicidios en México desde 2016”.

LA REALIDAD EN MICHOACÁN

Respecto de Michoacán, el informe es lapidario:

“en 2019 casi la mitad de todos los homicidios en México se concentraron en tan sólo seis estados: Guanajuato, Baja California, Estado de México, Jalisco, Chihuahua y Michoacán”.

Según los datos, Michoacán se ubica en el lugar 22 de 32 en los estados con mayor índice de paz. O lo que es lo mismo, en el lugar 11 entre los más violentos del país.

La entidad bajó 4 puestos en relación al mismo índice en el año 2018. Los peores resultados se obtienen en los ítems “homicidio” y “delitos con armas de fuego”.

No es todo: Michoacán empeora en cuanto a violencia año con año.

El informe también señala que desde 2015, la tasa de homicidios con arma de fuego tuvo un aumento de 124%, similar al de asalto con arma de fuego, de 108%, y que en este último ítem “el mayor deterioro correspondió a Michoacán. Desde 2015, su tasa de asalto con arma de fuego se cuadruplicó, para llegar a 24 delitos por cada 100 mil habitantes en 2019”.

Entre las explicaciones posibles, el estudio dice que “en los últimos cinco años la violencia con armas de fuego ha escalado a la par que la actividad de la delincuencia organizada. Ante el surgimiento de grupos criminales más reducidos, se ha agudizado la lucha por territorios y acceso a las rutas de trasiego de droga. En cinco años, los violentos tiroteos entre grupos criminales rivales han arrojado un elevado número de muertes”.

Agrega que “es posible que ese abrupto incremento en la violencia con armas de fuego sea consecuencia de la incursión del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en el estado”.

La información coincide con los reportes que indican que en los últimos años los delitos del crimen organizado regresaron a zonas como Uruapan o la Tierra Caliente, y que el CJNG ha hecho de Michoacán una de sus zonas de actividades.

A su vez, el Sistema Nacional de Seguridad Pública confirma el alza de los homicidios con arma de fuego en Michoacán. Al analizar los reportes de cada año, se establece que en 2016 se registraron 867 homicidios con armas de fuego. En 2019 la cifra aumentó a mil 296.

Pero hay más problemas. El informe también muestra que la percepción sobre de la corrupción se ha deteriorado, en particular respecto al Ministerio Público, la Fiscalía del Estado y la Policía Estatal.

“Estos resultados han debilitado (la labor sobre) niveles de corrupción, que retrocedió significativamente en los cuatro años previos a 2018. Para responder a esa problemática, Michoacán fue uno de los estados que adoptó el Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), un conjunto de leyes e instituciones que buscan impulsar la transparencia y la rendición de cuentas en la administración pública”.

“Otro impedimento para crecer más”, agrega el contenido, “es el bajo nivel de inversión en empresas científicas y tecnológicas en el estado, lo que inhibe crecer los niveles de capital humano”.

Finalmente, el estudio sostiene que en 2019 la violencia costó a cada michoacano un total de 45 mil 580, derivados de los 218.4 millones de pesos que se perdieron en ese año por efectos de la violencia.

EL FACTOR POSITIVO

El estudio destaca un logro de los últimos años en Michoacán: la denominada “Paz Positiva”.

Según los autores del estudio, “la Paz Positiva se define como las actitudes, instituciones y estructuras que crean y sostienen a las sociedades pacíficas. Estos mismos factores también llevan a muchos otros resultados socioeconómicos deseados.

“Estadísticamente, los niveles altos de Paz Positiva se relacionan con mayor crecimiento de los ingresos, mejores resultados medioambientales, niveles más elevados de bienestar, mejores resultados en materia de desarrollo y resiliencia fortalecida”.

Respecto de la entidad, “Michoacán ha registrado un avance social importante en los últimos cuatro años. Su calificación general mejoró en 0.24 puntos, o 7%, desde 2014, y progresó en la mayoría de los Pilares. Esta clase de mejoras generalizadas en Paz Positiva suelen dar como resultado avances sostenibles de largo plazo en la calidad de vida y el desarrollo social”.

El estudio indica, sin embargo, que el aumento de la paz positiva es también un fenómeno extendible a todo el país.

“Los resultados de Paz Positiva de México son notablemente más sólidos que su clasificación en el Índice de Paz Global (paz negativa), lo que denota su capacidad de mejora. En la última década, México mostró un avance importante en Libre flujo de información y Entorno empresarial sólido. No obstante, tuvo grandes retrocesos en Bajos Niveles de Corrupción y Buen Funcionamiento del Gobierno”.

En conclusión, pese a que hay mejoras estructurales Michoacán continúa entre los estados con peores índices de violencia en México. Y las estadísticas de los últimos años no muestran señales de que el asunto pueda mejorar en el corto plazo.

Hoy, vivir en Michoacán continúa siendo un peligro que muchas veces puede llegar a ser mortal.

Consulta el informe original aquí: https://cutt.ly/cyVJsTe

About Héctor Tapia

Check Also

Industria michoacana se contraerá 8.2% en 2020; construcción y minería, las más afectadas

Michoacán no está exento de la compleja realidad económica que sufre México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *