Home / Ojo Crítico / Desde Ecuador / Diario del Confinamiento / Quiero Creer

Desde Ecuador / Diario del Confinamiento / Quiero Creer

Por Karina Karam / Quito, Ecuador

Me levanto, como todos los días, pensando en este virus. El mismo que nos ha obligado a cambiar nuestras vidas, a alejarnos de nuestros familiares y amigos. El mimso que nos ha obligado a hacer un alto en nuestra cotidianidad.

Intento de llevar mis días con calma. Pero hay algo que me inquieta, y no dejo de pensar en ello. Se trata de la situación económica que acarrea esta enfermedad, y que ha dejado a muchas personas desempleadas. La crisis de la pandemia empeora el panorama económico. El PIB decreció 4.7%, y se proyecta que el desempleo será de un 6.5% este año ante un crecimiento global del 3.0%.

Hoy —es lo que siento— hay pocas esperanzas para los que buscamos más oportunidades, superación, ingresos extras o reconocimiento por nuestro profesionalismo, compromiso o lealtad.

También están los problemas heredados. Todos esos que ha enfrentado el país después del gobierno de Rafael Correa. El “nuevo socialismo” acabó con todo, tanto como para que le dieran una sentencia de 8 años de cárcel tras 25 investigaciones previas por delitos como peculado, fraude procesal, estafa, robo, delincuencia organizada… ¿Las consecuencias? Una economía que cada día decrece, y un pueblo que desea sueldos dignos y razonable. Las empresas del sector público y privado continúan los despidos, reducciones de salarios y eliminación de beneficios para sus empleados…

Suena como el último agregado a la crisis que nos dejó la pandemia.

Mientras tanto, sigo con mi rutina. Me enfoco en acompañar a mi hijo en sus obligaciones académicas, especialmente porque es evidente que para los niños las clases virtuales son una experiencia nueva. Ser “mamá-docente” es complejo. Debo ser más exigente… Pero me encanta guiarle. No me importa sentarme junto a él las horas necesarias.

Anhelo que esto termine. Quiero creer que la contingencia nos permite, por lo menos, una vida con mayor unión en el hogar. Una vida de protegernos, de compartir las tareas diarias, de fortalecer nuestro lazo familiar. Quiero creer que vendrán días maravillosos, de libertad, cumplimiento de objetivos, encuentros familiares y celebraciones. Quiero creer que todo lo que ocurre hoy es una experiencia de vida para reflexionar, mejorar y cambiar.

Quiero creer.

About Héctor Tapia

Check Also

Queman patrullas en Guadalajara; exigen #JusiciaParaGiovanni

Metapolítica Un grupo de manifestantes quemaron patrullas en Guadalajara, Jalisco, en protesta por el asesinato …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *