Home / Ojo Crítico / Sicko, de Michael Moore, para ver durante la cuarentena

Sicko, de Michael Moore, para ver durante la cuarentena

Metapolítica

Morelia, Michoacán.— El negocio de la salud tiene larga data, y la actual pandemia de COVID-19 no ha estado ajena a la especulación de empresas, empresarios y particulares que intentan sacar una tajada del río revuelto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el alto índice de casos de contagio hoy en Estados Unidos tiene directa relación con el hecho de que millones de personas no tengan acceso a los exámenes preliminares, precisamente por no tener para pagar a las clínicas particulares que los realizan. 

Pero las denuncias acerca de la especulación con la salud también tienen larga data.

En el año 2007, el polémico cineasta Michael Moore lanzó una película que hoy es un clásico: Sicko, que trata justamente del negocio de la salud en Estados Unidos. Un filme completamente vigente a 13 años de su estreno, y más que nunca en un contexto en el cual no sabemos hacia dónde nos llevará la pandemia actual.

Una escena imperdible: los enfermos estadounidenses que reciben en Cuba completamente gratis los fármacos que necesitan, aunque en su país debían pagar cientos o miles de dólares para obtenerlos cada mes.  

FICHA TÉCNICA

Año: 2007

Director: Michael Moore

Guionista: Michael Moore

Productor: Michael Moore, Meghan O’Hara

Música: Erin O’Hara

Fotografía: Christoph Vitt

Montaje: Dan Swietlik, Chris Seward, Geoffrey Richman.

Link –

https://www.documaniatv.com/politica/sicko-michael-moore-subt-video_8d673a892.html

Código de inserción

<iframe width=»626″ height=»313″ src=»https://www.youtube.com/embed/2-BKnQ3jTjA» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

About Héctor Tapia

Check Also

Desde CdMx / Diario del Confinamiento / Todo comenzó con «La Llorona»

El sonido de la marimba se colaba por la ventana de mi estudio una vez al mes y yo lo recibía con agrado. Si estaba yo escuchando música, la detenía. Si estaba en una videoconferencia, hacía mención de lo lindo que era escuchar una marimba mientras trabajaba. Si no estaba haciendo nada, me asomaba a la ventana. En todo caso, arrojaba una moneda o un billete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *