Home / Opinión / ÓRBITA // #ConLosFeminicidiosNo

ÓRBITA // #ConLosFeminicidiosNo

Por Patricia Padrón

“Me van a voltear el sentido de esta conferencia, pues no me gusta eso”, sentenció el presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera, después de los cuestionamientos de la prensa sobre la posibilidad de retirar del Código Penal la tipificación de feminicidio, esto, a unas horas del brutal asesinato de Ingrid Escamilla a manos de su pareja sentimental.

Si el primer mandatario de la nación envía en cadena nacional el mensaje fuerte y claro de que es más importante mantener el sentido informativo de su rueda de prensa, o la rifa del avión presidencial en la cual no se rifará la aeronave, tenemos un problema, Houston.

Porque entonces, para el presidente emanado de Morena, las miles de muertas del 2019 y las que van en el presente año, no tienen prioridad en la generación e implementación de políticas públicas eficaces para preservar la vida de las mujeres a las que gobierna, porque nos gobierna a todos, es el presidente de la República, no de fifís o chairos, o de un partido o religión en específico.

El no hablar del tema, no solo las revictimiza al invisibilizarlas, sino que prende las alertas de que para el Gobierno Federal la vida o muerte de niñas, adolescentes, mujeres, adultas mayores, que a diario son asesinadas de maneras que no puedo narrar, pero que duele y cala, no es un asunto prioritario, y, no es un tema de hombres contra mujeres o viceversa, es un tema de criminales con conductas antisociales, en donde solo hay una víctima.

Si bien es cierto que los feminicidios son un problema social grave y en crecimiento constante desde hace cinco años, y no en este sexenio, es un problema que debió conocer el presidente antes de tomar el cargo por el que siempre luchó, y que hoy lo utiliza para organizar rifas y regalar dinero que no es suyo a otro país.

Con esos recursos, (se me ocurre), pudo contratar a expertos especialistas, –si es que lo que ya cobran se declaran incompetentes–, que analizaran el panorama y generaran un plan emergente y adecuado para frenar esta cadena de asesinatos, o implementar acciones que emanaran de su gabinete de seguridad con el que se reúne a diario.

Si bien es cierto, la violencia feminicida no se frenará de la noche a la mañana, algo se tiene que hacer, y en un momento se debe comenzar para generar un cambio, pero un cambio real y no electorero, donde criminólogos articulen un diagnóstico pormenorizado de las coincidencias de los casos, revisando los factores sociológicos que inciden en estas patologías conductuales que tienen herido a México.

About Héctor Tapia

Check Also

ÓRBITA / COVID-19, el momento de la corresponsabilidad social

Por Patricia Padrón Ante la presencia de los primeros 11 casos de COVID-19 en Michoacán, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *