Home / Opinión / OPINIÓN / Entre Refranes y México

OPINIÓN / Entre Refranes y México

Por Oscar Carbajal Pérez

Cuando revisamos la historia de la humanidad, nos encontramos con frases celebres que convirtieron a los momentos, en eternos recuerdos para contar una y otra vez; así como cuando platicamos con nuestros mayores y comienzan a usar refranes para darle sentido a algún comentario de manera profunda.

Y es que, ¿quién no es amante de los chistes, de los refranes, de anécdotas que son marcas para que una y otra vez se cuenten? La mayoría recordamos las frases de los abuelos, los comentarios de los amigos, es más, lo que nosotros atinamos a decir en un momento de creatividad; algo parecido es lo que está viviendo México, ese país que tuvo matemáticos eternos como los mayas, artistas que han dado de que hablar siempre, cultura tan sarcástica que nos reímos y hacemos frente a la muerte cada año. Hoy, hoy vive en miedo.

Pero aún no quiero hablar de esas cosas, yo sé que en las últimas semanas me he dedicado a estar compartiendo mi opinión semanal con base a los criterios electorales, políticos y legislativos que día a día pasan en nuestro país, pero este día, más que nunca estuve recordando los refranes y decidí comenzarlos a enlazar con lo que ocurre en nuestro bello México.

A esto quiero agregar que, total, si nuestros gobernantes parece que están en una lucha constante por ver quién gana “Duelo de Comediantes” a la mejor rutina de “Stand Up”, un ciudadano mexicano también puede comenzar a dar su punto de opinión, así que aquí tengo algunas propuestas a manera de refrán, para estrategias de gobierno a nivel federal, que de igual manera podría funcionar en el ámbito estatal, ya de paso.

“No por mucho madrugar amanece más temprano…” lo que se podría emplear analizado que, estamos en el primer año de gobierno federal de alguien que duró doce años en campaña, ¿Por qué la prisa de comenzar a ejecutar estrategias de seguridad eficaces ahora, considerando que le quedan cinco años más aún? Ya estudió como no actuar, como no declarar guerras y dicho por el señor López, “No se puede considerar como fallida la estrategia de seguridad”, sigamos confiando en que los abrazos nos salvarán.

“Dando, dando, pajarito volando…” te doy abrazos, me puedo conseguir paz, no tenemos confianza en que tu estado se maneja de la mejor manera porque no me has alagado, no me importa la soberanía que constitucionalmente tienes y no digo nada de lo que se esté haciendo de manera incorrecta siempre y cuando estés de mi lado, eso es algo que se ha estado viendo en los últimos meses.

“Botellita de jerez, todo lo que digas será al revés…” no olvidemos que siempre puede existir un culpable a lo que hacemos para seguir manteniendo la credibilidad y el respaldo que mucha gente nos ha dado, es por ello que esta estrategia va encaminada a siempre secundar el refrán con un “pero ellos lo hicieron peor”.

“Agua que no has de beber, déjala correr…” muchas de las veces nos encontramos con temas que no podemos controlar o simplemente, dar una respuesta oportuna a ello, así que si no controlamos el tema, no lo atendamos, tenemos muchísimas cosas más de que platicar, es por esta razón que la comunicación con la sociedad debe ser fundamental, al pueblo, lo que quiere escuchar y que sean felices, felices.

Pero sinceramente, lo que acabo de decir es sátira y por muy desubicado de la realidad que parezca, es lo que estamos viviendo, como ciudadano, quitándome las etiquetas que puedan ponerme para ser parte de la sociedad civil, un partido político o cualquiera de estas, da miedo el hecho de salir a la calle y no saber qué está pasando, de ver como unos niños le preguntan a sus padres si se pueden ir porque hay muchas balas, de ver como la gente corre sin saber en donde defenderse, de no tener certeza de algo que se supone, nos deben dar y se llama SEGURIDAD.

En las últimas semanas, he visto como familiares y amigos fueron víctimas de la delincuencia y no pudieron decir “fuchi, guacala” para que no pasara nada, no pueden ir a quejarse con sus madres o abuelas para pedir que dejen de hacer esas cosas.

No pido un súper país, aunque si lo merecemos, porque México ha demostrado ser uno de los países con mayor solidaridad cuando las cosas se ponen muy mal, solo pido que empiecen a actuar como lo que son, autoridades, que se empleen estrategias de manera correcta y no sean acciones para “taparle el ojo al macho”, ya no queremos refranes, ya no queremos dichos populares para aminorar lo que está sucediendo; tanto querían llegar a ocupar un cargo de elección popular, para que al momento de estar ahí no puedan dar una, solo una respuesta congruente a lo que pasa.

Estamos considerados como uno de los países con mayor índice delictivo del mundo, y sí, tal vez es trabajo de todos, pero les pedimos que en las cosas que a ustedes les competen, las hagan bien, tienen el respaldo de millones de personas, millones; tienen todo, congresos locales, congreso de la unión, demasiadas alcaldías, pero no puede existir una cuarta transformación sin seguridad, no podemos seguir manteniendo un país de polarización y división entre los que están con alguien u otro, porque “árbol que nace torcido…” solo falta que eso se mencione en próximas semanas.

Y por cierto, el 22 de octubre de 2019, se cumple el plazo que dio el señor López Obrador para acabar con la delincuencia. Estamos a cuatro días y no se ve que esto pueda ser concretado, lo del 17 de octubre es un reflejo de las malas implementaciones que se dan, “no te metas al ring si no sabes cómo vas a encarar a tu rival”, es básico.

Repito, esto no es un tema de opinión política, es una opinión de preocupación, algo que hoy más que nunca tiene al país en estado de alerta y que ojalá, por el bien de todos, los diferentes órganos de gobierno, se pongan las pilas y comiencen a trabajar en estrategias que no conviertan al país en un cementerio, que puedan dar seguridad en un tiempo considerable y que México sea un país en el cual digamos “¡Que chingón es vivir aquí!”

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN // El desgaste político en Latinoamérica

Por Óscar Carbajal Pérez Había escrito sobre cómo en Latinoamérica vivimos una serie de movimientos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *