Home / Opinión / OPINIÓN // El sistema constitucional y la renuncia de Eduardo Medina Mora

OPINIÓN // El sistema constitucional y la renuncia de Eduardo Medina Mora

Humberto Urquiza Martínez

Con la renuncia presentada por el Ministro Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se abrieron un sin número de comentarios y especulaciones sobre las causas de su separación y la posible relación con la investigación que presuntamente se lleva a cabo en su contra por parte de la Fiscalía General de la República.

Pero más allá de ello, lo cierto es que la función de los Ministros de dicho órgano colegiado se han convertido en una actividad determinante con el modelo de Estado Constitucional de Derecho sustentado en un sistema de derechos humanos, a partir de la reforma de 2011.

Lo anterior en virtud del carácter determinante que tienen la intervención de la Suprema Corte en decisiones públicas y privadas, mediante mecanismos procesales como son el Juicio de Amparo, pero sobre todo, las Acciones de Inconstitucionalidad y Controversias Constitucionales.

Con esos instrumentos procesales las Corte Mexicana puede invalidar actos de los diversos poderes públicos y órganos autónomos, como pueden ser Leyes emitidas por los Congresos federales y locales, o bien, diversos actos del Ejecutivo Federal, local o de los Municipios, así como de los órganos autónomos federales y locales.

Es así, que las atribuciones constitucionales de la Suprema Corte le están permitiendo intervenir, prácticamente en cualquier acción pública, y ejercer lo que en la teoría se conoce como el gobierno de los jueces. Lo que se traduce en la intervención directa en acciones de los poderes ejecutivo, legislativo o de los diversos órganos autónomos, para lo cual es necesario que por lo menos 8 ministros de los 11 que integran el órgano colegiado jurisdiccional voten a favor para anular leyes o actos públicos.

Por ello, la ausencia de un ministro sin duda puede ser determinante en la validez o no de leyes o acciones públicas, por lo que, la renuncia, más allá de la lectura política, tendrá un efecto constitucional, que seguramente será cubierto en cuanto el Ejecutivo Federal envíe la terna para la designación de dicha vacante.

La actividad de la Suprema Corte se ha convertido en un poder de tal magnitud, que no es casualidad que la actual Secretaria de Gobernación sea una Ministra en retiro. Sin lugar a dudas, desde el diseño de la estrategia del actual Presidente de la República cuando ganó la elección, visualizó la importancia de dicho poder, razón por la que el perfil de la actual encargada de la política interna es de una ex integrante de dicho órgano constitucional.

Es así, que el máximo órgano de control constitucional en México tiene en sus manos una parte importante del destino de la sociedad mexicana y de sus instituciones. El gobierno es dirigido por el Ejecutivo Federal pero con incidencia de la Suprema Corte. De ahí la importancia de todo aquello que sucede al interior del Poder Judicial Federal y de forma especial en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Hoy más que nunca, el Poder Judicial es un verdadero actor político.

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN // Mujeres frente a la democracia, justicia y sociedad.

Por Oscar Carbajal Tal vez el título de esta participación sea lo menos relevante aquí, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *