Home / Opinión / OPINIÓN // Las agendas de género y las mercenarias del género

OPINIÓN // Las agendas de género y las mercenarias del género

Por:  Lucero Circe López Riofrio

Durante los últimos 15 años hemos observado un elevado surgimiento de un gran número de organizaciones de diversa índole, que dicen manejar los temas de género, posicionado al género como un concepto desvinculado de un sistema de sexo-género y de todo un análisis con diversas categorías, pero fundamentalmente del feminismo, todo con tal de que no se les asociara a la radicalidad del mismo, además de no sonar discriminadoras con los hombres quienes ocupaban altos cargos administrativos, incluso encabezando las gubernaturas, pero que tan solo con oír la palabra género y feminismo, inmediatamente se les erizaba la piel y sentían que algo se les contraía en otras partes del cuerpo.

Y es que está tergiversación “deslactosada” por así decirlo del género del feminismo, ha generado toda una serie de consecuencias que hoy seguimos enfrentándolas, principalmente en el diseño de políticas públicas y de una agenda de género, que ponga en la mesa las desigualdades y las violencias que enfrentamos las mujeres, especialmente las mujeres por solo el hecho de serlo. Seguimos escuchando discursos y más discursos vacíos carentes de significado para nosotras las mujeres, simplemente porque no hay comprensión y reconocimiento de las desigualdades que enfrentamos, y que además por desconocimiento se atreven a relacionar en una misma categoría al feminismo como machismo. Pero que también hay elites de feministas que creen que lo que ellas creen es lo mejor para las demás y que nos representan, y pues no, eso no es así.

No podría estar peor el escenario, sino que ahora también hay feministas que están en contra del aborto por ejemplo,  algunas otras que están a favor del alquiler de vientres o de la prostitución, actuando como mercenarias del género y los derechos humanos de las mujeres. Además de palomearse para asistir o no a reuniones internacionales o recibir recursos, o adueñarse de convenciones, y cambiar camaleónicamente conforme las agencias internacionales les dicten económicamente.

Al parecer hay quienes tienen los dineros pero no la legitimidad y viceversa,  hay quienes han considerado que es mejor sellar pactos económicos con las autoridades más corruptas y violentas, para poder administrar el problema y que no haya cabida para las soluciones, porque de que hay soluciones las hay y muchas de ellas han sido impulsadas por diversas feministas que de manera perseverante y profesional lo han hecho, demostrando que se puede hacer un trabajo transformador sin perder la dignidad y ética.

Ahora con esta nueva interlocución “presidencial” observamos cómo es que se mueven los intereses, cómo es que se mueven las agendas de género con tal de no perder el poder económico y político, siguen siendo las mismas, no hay nuevas narrativas, esas que algunas vez se pensaron como parte del cambio intergeneracional se fueron por el caño, ahí seguimos viendo los mismos rostros, los mismos vicios, las mismas rutas que han fracasado, los mismos discursos, las mismas víctimas del poder y así en escalada, sin que nada les detenga.

Seguimos sin agendas municipales de género, sin recursos, sin conocimiento, sin causas comunes, sin intereses colectivos, sin un feminismo reinvidicador sino un agotador pleito de protagonismos, arrebatos y despojos de los pocos recursos en proyectos que si están generando cambios y que si posicionan un agenda de género feminista basada en los derechos humanos de las mujeres, aunque estas mujeres no se reconozcan como tales y respeto sus razones, tal vez va siendo hora de entrarle a esa añeja discusión sobre el feminismo y sus expresiones, porque de seguir así siendo atacada y discriminada por las propias feministas mejor sería no serlo.

 

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN / La cultura (Parte 1)

RHumberto Urquiza Martínez Uno de los conceptos de mayor diversidad significativa, pero más relevantes en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *