Home / Opinión / CB TV, la iniquidad como marca

CB TV, la iniquidad como marca

Por Fernando Rodríguez

La inequidad electoral en la cobertura de los medios de comunicación fue uno de los grandes debates que no se abordó de forma íntegra durante la aprobación de la Reforma Electoral del 2014, toda vez que los partidos políticos se abstuvieron de entrarle a la regulación de la cobertura de medios a campañas y actores políticos.

El antecedente inmediato era el llamado paquete “Peña Nieto”, una propuesta publicitaria para promover la imagen de un candidato en todas las plataformas de Televisa, desde los noticieros, hasta los programas de revista y espectáculos.

Ese esquema le funcionó a Enrique Peña Nieto para ganar la presidencia de la República, y muchos gobernadores y aspirantes a candidatos lo contrataron, buscando alcanzar los mismos resultados que el priísta, entre ellos el actual gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. Sin embargo, el paquete era muy caro, muy costoso, y ello movió al resto de los partidos a promover cambios en los temas de comunicación y propaganda política para garantizar la equidad.

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó, previo al arranque del actual proceso electoral, los lineamientos generales que, sin afectar la libertad de expresión y la libre manifestación de las ideas, ni pretender regular dichas libertades, se recomiendan a los noticiarios respecto de la información y difusión de las actividades de precampaña y campaña de los partidos políticos y de las candidaturas independientes del Proceso Electoral Federal en curso.

Si bien, el objetivo de estos lineamientos generales es exhortar a los medios de comunicación a sumarse a la construcción de un marco de competencia electoral transparente y equitativa, que propicie elecciones sin descalificación ni discordia y que permitan llevar a la ciudadanía la información necesaria para la emisión de un voto razonado e informado.

Dichos lineamientos incluyen recomendaciones sobre la equidad y la presencia en los programas que difunden noticias; la prohibición constitucional de transmitir publicidad o propaganda con información periodística y noticiosa; la distinción entre hechos noticiosos y opiniones; el derecho de réplica; el respeto a la vida privada de las y los candidatos; la promoción de los programas de debate entre las candidaturas, y la perspectiva de igualdad y no discriminación.

En el sistema electoral mexicano, el principio de equidad en la contienda electoral encuentra sustento en la Constitución Política del país, dicha normativa tiende a garantizar expresamente el principio de igualdad de oportunidades en las contiendas electorales. Así, los artículos 41 y 134 establecen prohibiciones tendientes a garantizar la equidad en la contienda electoral, el primero, fija límites al financiamiento de los Partidos Políticos Nacionales, el acceso de éstos a los medios de comunicación en radio y televisión, siendo el INE la autoridad que administra los tiempos para su utilización, dispone la limitación temporal de los periodos de precampaña y campaña, así como la prohibición de difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental durante las campañas electorales, salvo las excepciones contempladas en la propia normativa constitucional.

En este orden, el inciso i), del artículo en cita dispone que los partidos políticos accederán a la radio y televisión conforme a las normas establecidas por el apartado B de la Base III del artículo 41 de la Constitución.

La igualdad de oportunidades en el acceso a las competencias electorales es un presupuesto y fundamento de las elecciones libres y justas impidiendo, por ejemplo, que algunos de los competidores electorales obtengan ventajas indebidas como consecuencia de las posibles situaciones de dominio (políticas, sociales o económicas) en las que pudieran encontrarse. Hasta aquí la Ley, sin embargo, en los hechos, algunos medios de comunicación se siguen basando en el viejo criterio de que quién paga entra y quién no, no tiene espacio.

Este es el estilo y la línea editorial que por años ha implementado la empresa televisora CB Televisión, que transmite desde Morelia a través de un sistema local de telecable.

Su criterio editorial le ha arrastrado, en años anteriores, varios conflictos con partidos y actores políticos, sobre todo porque resulta evidente que carga las tintas a unos candidatos y excluye a otros.

En los pasillos políticos y mediáticos se conoce el caso del proceso electoral 2011, cuando la empresa televisora se transformó en el agente propagandístico de un candidato, en este caso de Fausto Vallejo, quien ganó la elección a la gubernatura bajo la sospecha de haber contado con el apoyo –como después de comprobó- de los Caballeros Templarios.

Tras el arribo de Vallejo Figueroa al poder, CB Televisión hasta cambio sus colores institucionales (verde y azul) por el rojo de tonalidad priísta. La televisora fue una de las mayores defensoras de la atropellada gestión de Fausto Vallejo, hasta que la crisis por su salud, la infiltración del crimen organizado a su gobierno y el levantamiento de las autodefensas, terminaron por colapsar su trágico gobierno.

La empresa optó por el silencio tras la debacle de Vallejo, sin embargo, en no pocas ocasiones abrió sus espacios para que el ex gobernador de defendiera ante los escándalos de su hijo, Rodrigo Vallejo y su relación con Servando Gómez Martínez La Tuta.

La historia del canal está ligada a la carrera política de Fausto Vallejo, y por ello a su destino, que previsiblemente sea la derrota electoral el 01 de julio.

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN // De la oposición al gobierno 

Por Hugo gama Coria Ser oposición siempre es cómodo, siempre se pueden generar simpatías que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *