Home / GeoPolítica / Falta una semana para que Raúl Castro deje el poder: ¿Quién lo sucederá?

Falta una semana para que Raúl Castro deje el poder: ¿Quién lo sucederá?

LA HABANA, Cuba.- El próximo 19 de abril Cuba tendrá un nuevo presidente. Si se cumple lo anunciado, 60 años después de asumir el poder político de la isla a golpe de revolución, la familia Castro soltará las riendas de la nación.

Raúl Castro, que seguirá siendo el primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) hasta 2021, cederá su cargo al frente del Consejo de Estado y de Ministros después de gobernar por 12 años la isla: diez en su mandato oficial y dos como presidente interino tras suceder a su hermano Fidel Castro cuando en 2006 cayó gravemente enfermo.

A solo una semana de que se haga efectivo el relevo en el poder, el sucesor de los Castro en el poder sigue siendo una incógnita. Pero entre todas las quinielas, hay tres nombres que sobresalen: Miguel Díaz-Canel, Bruno Rodríguez y José Ramón Machado.

Miguel Díaz-Canel

Si hay un favorito dentro de los nombres que se manejan, ese es Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el ingeniero de 57 años que se convirtió en el primer cubano nacido tras el triunfo de la revolución de 1959 que llegó a ocupar el cargo de vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros.

Antes de llegar a ser el número dos de la isla, Díaz-Canel fue el Primer Secretario del Partido Comunista. Alejandro Ernesto / EFE

Hace unos días, el escritor y analista político Rafael Rojas recordaba que, conforme el sistema cubano, el sucesor del presidente es el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. “Lo que fue Raúl Castro con Fidel y lo que ha sido Díaz-Canel en los últimos años”, apuntó.

Antes de llegar a ser el número dos de la isla, Díaz-Canel fue el Primer Secretario del PCC de su provincia natal Villa Clara de 1994 a 2003 y de Holguín entre 2003 a 2009, un cargo que equivaldría a una especie de alcaldía provincial.

La primera jugada política de Raúl Castro, luego de asumir el gobierno en 2008, fue desbancar de su puesto a 11 de los ministros de la era de Fidel Castro. Con la movida, uno de los que se vio beneficiado fue Díaz-Canel, pues recibió una llamada en 2009 para dejar su puesto del PCC en Holguín y pasar a ocupar el cargo de Ministro de Educación Superior.

Como ministro estuvo tres años y de ahí ascendió a la vicepresidencia del país. En ese instante, Raúl Castro dijo de él: “El compañero Díaz-Canel no es un novato ni un improvisado”.

Pese a que le quedan solo tres años para ser sexugenario, el vicepresidente cubano es uno de los miembros más jóvenes del Buró Político del PCC. En varias ocasiones, sus posturas proponiendo que las nuevas tecnologías estén en función de la sociedad y sobre el rol que debe jugar la prensa en la actualidad, la opinión pública ha llegado a pensar que Díaz-Canel puede ser uno de los gestores del cambio de régimen sistémico en Cuba.

Pero Díaz-Canel no parece alejarse de las políticas que lo llevaron a ascender dentro de la estructura de poder cubana. Hace unos meses declaró: “Yo no concibo una ruptura en nuestro país. Creo que ante todo tiene que haber una continuidad histórica del proceso revolucionario cubano, que tanto ha luchado para mantenerse en pie”.

Bruno Rodríguez

Nacido en México hace 60 años, Bruno Rodríguez Parilla es ministro de relaciones internacionales de Cuba desde 2009. Se graduó de Derecho en la Universidad de La Habana y ejerció de profesor en esa propia institución impartiendo la asignatura de Derecho internacional.

Rodríguez comenzó a hacerse visible en la isla tras encabezar las misiones médicas humanitarias de Cuba a Haití y Pakistán tras los terremotos.Alejandro Ernesto / EFE

Toda su vida ha estado ligada a la política internacional. De su hoja de servicio destaca que formó parte de las brigadas internacionalistas de oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) que intervino en la guerra de Angola y que en 1986 fue nombrado Secretario de Asuntos Internacionales del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Rodríguez fue director del periódico Juventud Rebelde en 1991. En 1993, Fidel Castro lo nombró embajador de Cuba ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y estuvo en ese puesto durante 10 años.

“Toda su vida la ha dedicado a la política internacional. Es de los pocos cubanos que integran el gobierno y que ha estudiado a profundidad el tema. Sabe lo que dice”, afirma Osvaldo Luis Fernández, profesor titular del Instituto de Relaciones Internacionales de Cuba.

En 2004, Rodríguez fue promovido a viceministro de relaciones internacionales y comenzó a hacerse visible en la isla tras encabezar las misiones médicas humanitarias de Cuba en Haití y Pakistán por los terremotos ocurridos.

Rodríguez Parrilla era el segundo de Felipe Pérez Roque, uno de los 11 ministros que Raúl Castro en 2009 depuso de su cargo. De ahí en adelante, Bruno ha sido el rostro de la diplomacia cubana.

 Fue uno de los hombres claves en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y la isla que han visto en la actualidad cómo han retrocedido con la llegada a la Casa Blanca de la administración de Donald Trump.

El canciller estuvo presente en las conversaciones entre los dos países y formó parte del grupo que llevó a cabo de manera secreta el acercamiento entre los dos países. Fue él quien volvió a izar la bandera cubana en suelo estadounidense después de casi medio siglo de guerra fría.

“Bruno tenía mucha presión encima. Los dos cancilleres que lo antecedieron fracasaron por conductas inapropiadas en el gobierno. Él ha sabido devolver la diplomacia cubana al sitio que merece”, asevera el profesor Osvaldo Luis Fernández.

En los últimos meses, con el escándalo de los supuestos ataques sónicos que sufrieron en La Habana varios diplomáticos norteamericanos, Rodríguez Parrilla es quien ha comandado una campaña para tratar de desmontar la situación. “Es un hombre que creció con la revolución. Puede que deje su cargo para ascender a un puesto mucho más importante”, dice Osvaldo Luis Fernández.

José Ramón Machado Ventura

A diferencia de Díaz-Canel y Rodríguez Parrilla, a sus 87 años, José Ramón Machado Venturarepresenta a la vieja guardia de la revolución. Es uno de los hombres de confianza de Raúl Castro y uno de los pocos combatientes de la llamada “generación histórica” que aún se mantiene en activo y con influencia dentro de la cúpula de poder en Cuba.

Durante la revolución, Machado Ventura fue subordinado del Che Guevara en la columna número 4 antes de ser hombre de confianza de la columna número 1 que dirigía Fidel Castro.Alejandro Ernesto / EFE

Médico de profesión, Machado Ventura actualmente ejerce como segundo secretario del PCC en Cuba. Y si el partido comunista está definido por la Constitución como la “fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, él es hoy el hombre con más poder dentro de la isla después de Raúl Castro.

Machado Ventura perteneció al ejército rebelde que bajo las órdenes de Fidel Castro se alzó en la Sierra Maestra a finales de la década de los 50 para asaltar el poder por la fuerza. Primero fue subordinado del Che Guevara en la columna número 4 y luego pasó directamente a ser uno de los hombres de confianza de la columna número 1 que dirigía Fidel Castro.

Es junto a Raúl Castro, uno de los fundadores del Segundo Frente Oriental. Con el triunfo de la revolución, Machado pasó a ser uno de los ayudantes de Manuel Urrutia, quien fue presidente provisional del 2 de enero de 1959 hasta el 17 de julio de ese mismo año. Más tarde, ocupó el cargo ministro de salud de 1960 a 1968.

“Es de la vieja guardia. Un histórico dirigente comunista formado por la revolución”, dice el politólogo Esteban Morales.

Cuando Fidel Castro enfermó y salió del poder, Raúl Castro decidió que él sería su mano derecha y escudero. El veterano dirigente quedó como el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de 2008 a 2013, cargo que heredaría posteriormente Díaz-Canel.

“Si hablamos de méritos y confianza, Machado Ventura vecería por amplio margen. Pero ahora en Cuba ya esa no es la cuestión. Estamos hablando de un cambio generacional en el poder, un cambio de mentalidad. Y tanto Machado como los hombres de su edad lo único que pueden aportar es experiencia. Es hora de entregar la batuta a los que vienen detrás”, afirma Esteban Morales.

About Meta Política

Check Also

Muere a los 92 años Barbara Bush, ex primera dama de Estados Unidos

A través de un comunicado de la oficina de prensa de la familia Bush, se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *