Home / Opinión / “Haremos lo que sea, hasta matar a un cabrón”…. | Por Antonio Aguilera

“Haremos lo que sea, hasta matar a un cabrón”…. | Por Antonio Aguilera

La historia está llena de personajes, muchas veces inofensivos, cuyas decisiones alteraron profundamente el curso de la historia en cuestión de segundos: John Wilkes Booth asesinó a Abraham Lincoln en 1865; Gavrilo Princip al heredero del imperio austrohúngaro en 1914 y desató la primera guerra mundial; Nathuram Godse a Gandhi, o Lee Harvey Oswald a J. F. Kenedy, y más en nuestro ámbito local, Mario Aburto le disparó a Luis Donaldo Colosio.

Antes de esos hechos, se trataba de personas insignificantes, de vidas intrascendentes que tomaron la decisión de jalar un gatillo para tratar de meterse de bruces en la historia. Por eso, no se puede tomar a la ligera los dichos del ex dirigente del PRI, Mario Tzintzún Rascón, quien creyó decir un inofensivo chascarrillo al asegurar que su partido será capaz de hacer lo que sea para ganar la alcaldía de Morelia, “desde pegar un botón hasta matar un… ustedes ya saben que… matar un cabrón”.

La declaración, deleznable por donde se le quiera ver, fue hecha en el marco de un encuentro de ex líderes del PRI moreliano para anunciar su “respaldo” a la abanderada de ese partido a la alcaldía, Daniela de los Santos (quien dicho sea de paso, ha guardo un sepulcral silencio). En ese encuentro, en todo momento Tzintzún Rascón llevó la voz cantante de la rueda de prensa, y trató de confraternizar con los medios de comunicación, al señalar que “antes éramos mapaches, ahora somos operadores…”.

Consciente o no, Mario Tzintzún Rascón pintó de cuerpo entero a su partido, al PRI, que vive horas bajas, con un franco retroceso en las preferencias electorales, y cuyo candidato presidencial, José A. Meade, arrancará en un lejano tercer lugar en la contienda electoral que inicia en las primeras horas del viernes.

Lo mismo sucede con Daniela de los Santos, cuya designación como candidata provocó una fisura en el PRI michoacano, una ruptura interna en donde muchos  liderazgos están optando por otros partidos y otros proyectos. La diputada federal con licencia, que formaba parte de la bancada del PVEM, pierde apoyos día con día, y ahora con las declaraciones de Tzintzún Rascón, tendrá que cargar con el respaldo de lo más rancio y (¿violento?) del PRI michoacano.

Mario Tzintzún Rascón es un príísta nato, que sabe que en antaño, las prácticas de ese partido para mantenerse en el poder pasaban de la perversión del voto, las trampas y los fraudes (“antes éramos mapaches”), hasta el uso calculado y premeditado de la violencia política contra los adversarios (“hasta matar a un cabrón”), y tal parece que este pensamiento no ha desaparecido de la mentalidad de muchos priístas nostálgicos de los uso y abuso de los poderes fácticos de antaño.

El PRI enfrentará –paradójicamente- a partir del próximo viernes santo enfrentará un largo viacrucis, un largo camino en el desierto que mínimo durará un sexenio, en donde esperamos que ese partido por fin decida desprenderse de dinosaurios como Mario Tzintzún, y también esperamos que otros partidos no recojan a personajes de tan lamentable calaña. Pero como siempre, se trata sólo de una expectativa.

About Meta Política

Check Also

OPINIÓN // ¿Trump se reelegirá?

Por Héctor Tenorio Apenas hace dos meses el partido Demócrata estaba arriba del Republicano en los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *