Home / Opinión / Campañas electorales e irracionalidades | Humberto Urquiza Martínez

Campañas electorales e irracionalidades | Humberto Urquiza Martínez

Con la llegada del 30 de marzo, se inicia el primer ciclo de campañas electorales, ya que a partir de esa fecha, los candidatos a los cargos federales iniciaron actividades enfocadas a obtener el voto de la ciudadanía. En juego está la Presidencia de la República, 128 senadores y 500 diputados.

Así, durante un periodo estaremos envueltos en una permanente campaña de diversos candidatos que emitirán spots en radio y televisión, en redes sociales, propaganda en especulares, bardas entre otras formas y lugares. Su objetivo es uno, ganar las elecciones del próximo 1 de julio.

Sin embargo, ese bombardeo de propaganda electoral durante el periodo de 3 meses, cubrirá los medios de comunicación y la atención social. Normalmente es un espacio que durante los periodos que no son electorales, es ocupado por los gobiernos federal, estatales y municipales, quienes emiten propaganda gubernamental con el objeto de informar a la sociedad los logros, así como la información necesaria para la prestación de los servicios del gobierno.

Esa substitución de espacios mediáticos a raíz del diseño legal, producto del sistema electoral que se ha enfocado en evitar la intromisión del sector público a través de la difusión personalizada de los servidores públicos y la posible inclinación de gobiernos a favor de un partido, está generando efectos colaterales que pueden lesionar al desarrollo democrático.

La imposibilidad de emitir cualquier tipo de mensaje gubernamental durante campañas electorales, se podría entender como una necesaria forma de evitar la intromisión del gobierno en elecciones, sin embargo, dichas limitantes rayan en la irracionalidad, toda vez que las actividades que son producto de esa difusión, en ocasiones, están muy alejados de algunos intentos o posibilidades de promoción de un gobierno que se podría identificar con un candidato durante las campañas.

Si bien es cierto que algunas actividades gubernamentales pueden ser muy cercanas a la sociedad, que de no cuidarse, se podría pensar que se está haciendo propaganda a favor de un candidato o partido, como son los casos de programas sociales, obras públicas y programas de financiamiento, sin embargo, del otro lado se encuentran temas como el desarrollo cultural, seguridad pública y otras actividades que no pueden dejar de ser parte del vínculo permanente entre sociedad y gobiernos. A raíz de las restricciones legales, se rompe las mínimas y necesarias comunicaciones gubernamentales en temas que no tiene sentido racional de detenerse, ya que, además, ello afecta directamente el desarrollo de la libertad de expresión, en tanto se entiende como un derecho que se materializa desde la perspectiva de lo que se informa, como de quien recibe la información, en ambos casos, los medios de comunicación se encuentran entre sociedad y gobierno. Las limitantes hacia la difusión gubernamental raya en la imposibilidad que tienen los medios de hacer su trabajo y acercar los hechos acontecidos en la sociedad a partir de lo que hace el gobierno, para informarlo.

Las limitantes de la difusión gubernamental raya en la irracionalidad que evita las acciones de los medios de informar y construir un derecho fundamental en un estado democrático, la libertad de expresión.

*El Autor es Consejero Electoral en Michoacán.

About Meta Política

Check Also

ENTRELÍNEAS // Táctica y estrategia… Morena, el Ejercicio del Poder.

Héctor Tapia En política para alcanzar un fin hay tácticas, hay estrategias. Todas las decisiones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *