Home / Opinión / Monopolios y elecciones | Por Humberto Urquiza Martínez

Monopolios y elecciones | Por Humberto Urquiza Martínez

La relación entre monopolio y elecciones ha sido histórica y permanente. Primero por la exclusividad que tenían los partidos políticos para postular candidatos a los diversos cargos de elección popular. Dicho monopolio político se rompió, cuando se presentaron las candidaturas independientes. Sin embargo, la relación entre monopolio y elecciones sigue persistiendo, si bien ya no en temas de postulación de candidaturas a cargos públicos, pero si en un punto quizá igual o más riesgoso.

Con la reforma de 2014, se reprodujo un modelo de elecciones en el que se concentran todas las elecciones: estatales y la federal, lo que tiene como efecto, que los diversos servicios que se requieren por parte de la autoridad electoral administrativa, tanto local como federal, en temas como boletas, actas, urnas, mamparas, paquetes electorales, computadoras y un servicio para el desarrollo del Programa de resultados electorales preliminares, permitan la creación de monopolios.

Gran parte del costo de una elección pasa por adquirir esos materiales y documentación, así como la empresa que desarrolle el PREP. Los requerimientos de tipos de mamparas, urnas, boletas (medidas de seguridad), actas para el día de la jornada electoral, son altos, por lo que no cualquier empresa tiene esa capacidad. Actualmente, en el caso de materiales electorales son no más de 4 empresas en el país y en el caso de documentación, igualmente no exceden de 5 empresas que pueden llevar a cabo la producción requerida. La elección del presente año tiene a 30 estados y a la federación, en proceso electoral. Esto significa que en cada estado se requiere de una empresa que produzca materiales electorales y otra que imprima documentación electoral, necesidad que igualmente tiene el INE para todo el país, en el caso de las tres elecciones federales que se encarga: presidente de la República, Senadores y Diputados Federales. Si no exceden de 5 empresas que tiene la infraestructura y tecnología de producción en materiales y otro tanto en documentación electoral, la lógica económica es que seguramente esas 5 empresas se pusieron de acuerdo para repartirse el enorme pastel que significa las elecciones, controlando desde el costo de producción, así quien se quedaría con que estado y quien con la Federación.

Lo mismo sucede en el caso de empresas que desarrollan el PREP, no más de 4 empresas pueden llevar a cabo dicho programa, y 30 estados pelean por que alguna de esas empresas. En todos los casos, la lógica económica es clara, mucha demanda y poca oferta, encarece los precios y lo peor, permite la creación de monopolios de facto, tanto en materiales, documentación electoral, así como PREP.

Es así, que el costo de las elecciones se incrementará enormemente. Que la competencia electoral por alcanzar el triunfo en cada uno de los espacios de elección popular está en vilo. Pero lo que sí está seguro, es que el ganador ya del proceso electoral, son esas empresas que han hecho de este proceso electoral, el negocio más grande de sus vidas.

About Meta Política

Check Also

PROMETEO // “La exigencia social al nuevo gobierno”

Por: Ricardo López Desde que Andrés Manuel López Obrador fue proclamado ganador de las elecciones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *