Crónica: El silencio incomodo de los priistas, cuando Meade nombró a Jara

Por América Juárez Navarro

@america_navar

Morelia, Mich., José Antonio Meade llegó al Centro de Convenciones de Morelia cerca de las 14:00 horas, donde fue arropado por toda la plana mayor del priismo michoacano, reconoció a quienes hicieron posible la visita a la entidad.

En cada nombre que pronunciaba, le seguían fuertes porras, aplausos y gritos, fue cuando dijo el nombre de Salvador Jara Guerrero, coordinador de su campaña en el Estado y ex Gobernador de Michoacán, cuando se percibió sólo silencio en el lugar.

Para todos fue evidente, el silencio incomodo por Jara, quien evitó que los medios de comunicación tuvieran contacto con el aspirante presidencial, pese a la disposición del precandidato para saludar y tomarse el tiempo con los militantes que fueron al evento que más que ser un Consejo, se convirtió en un espacio proselitista. Varios políticos evitaron comentar su postura sobre la determinación de que esté al frente de la campaña de Meade, “no oigo, no opinó, no escucho”, dijo una reconocida política Michoacana.

Minutos antes de la llegada de Meade, el ambiente no prendía, hubo mesas de registro de quienes asistieron. Ni el  ritmo de la Sonora Margarita, lograba generar un ambiente de fiesta, en un evento donde el calor, el tumulto, empujones y mentada de madres fueron la constante.

Así, al más puro estilo priista, el Centro de Convenciones de Morelia fue llenado a un punto donde no cabía literalmente un alfiler más, para el arribo de José Antonio Meade pre candidato presidencial del PRI.

Minutos previos a su llegada, con la prensa aislada en el típico “corralón”, el evento priista se vistió de rojo y blanco, y no prendía, pese al lleno en el lugar y a la música popular que amenizaba previo a la llegada del aspirante.

Por momentos cambió el fondo de la música, en donde se escuchó a Los Ángeles Azules, con espinas de rosal, un joven en el micrófono que dio la bienvenida a todas las organizaciones priistas, la Confederación Campesina, del Sindicato del IMSS, escuelas de cuadros, el ambiente no levantaba, era más intenso el sonido con la voz, de Selena la reyna del Tex MEX, y su canción, baila esta cumbia.

En un primer intento de “Pepe presidente”, no logró emocionar a la multitud, ni las matracas, ni los tambores que llegaron con los jóvenes tacambarenses, lograron prender un evento lleno de gente, más no de emociones.

Tras un tercer intento, el joven logró organizar una porra que se acompañaba ya de los tambores, fue en la llegada del candidato cuando el evento tuvo su punto más alto, Meade tomó el micrófono y presentó sus propuestas. Su discurso por momentos era interrumpido por los gritos y matracas, por las voces de !Meade, Meade!, pero sí fue ahí donde se apagaron los gritos que había despertado, sí hubo un momento donde nadie aplaudió, fue natural y quiza inconsciente, fue cuando dijo: “mi reconocimiento a Salvador Jara”.

Un Comentario

  1. Pedro Fernández Carapia

    Cagola Meade con la presencia del gusano Jara, lamebotas de Alfredo Castillo.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*