Fue detenido Eugenio Hernández Flores pero no por vínculos con el narcotráfico

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, cumplimentó una orden de aprehensión en contra de Eugenio Hernández Flores, exgobernador de Tamaulipas, acusado de los delitos de peculado y lavado de dinero.

El exmandatario, a través de su prestanombres, Alberto Berlanga Bolado (exsecretario de obras públicas de Tamaulipas) y la empresa GMC S.A de C.V, de Altamira, realizó en 2007 una operación de compra por 16 millones de pesos de un terreno de mil 600 hectáreas, localizadas en el Puerto Industrial de Altamira y que pertenecen en realidad al patrimonio del estado.

Las mil 600 hectáreas, actualmente tiene un valor real de mil 584 millones de pesos.

Para la operación de compra-venta participaron las empresas: Materiales y Construcción Villa de Aguayo, propiedad de Fernando Cano Martínez, presunto prestanombres de Tomás Yarrington y GMC, S.A de C.V. de Altamira, propiedad de Alberto Berlanga Bolado, exsecretario de Obras Públicas y Desarrollo Urbano en el gobierno de Eugenio Hernández Flores.

El mandatario fue trasladado este viernes al penal de Ciudad Victoria, en calidad de detenido.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Tamaulipas dará una conferencia de prensa en las próximas horas para detallar la situación legal del exgobernador tamaulipeco.

EL TERRENO DE ALTAMIRA

En 2002, Tomas Yarrington Ruvalcaba como gobernador vendió las mil 600 hectáreas en 14 millones de pesos a su prestanombres, Fernando Cano Martínez a través de la empresa Materiales y Construcción Villa de Aguayo  S.A de C.V. y éste a su vez en una segunda operación de venta, cinco años después, en 2007 lo transfirió por 16 mdp a la empresa GMC S.A de C.V de Altamira propiedad de Alberto Berlanga Bolado, presunto prestanombres de Eugenio Hernández Flores.

Berlanga Bolado, también fue  Secretario de Obras Públicas y Desarrollo Urbano del gobierno de Hernández Flores y fue socio con Fernando Cano Martínez en una de sus empresa constructoras.

Los terrenos fueron expropiados por el gobierno federal en 1981 para accesos y otras construcciones en el  Puerto de Altamira y en 1994 la Federación a través de un decreto los transfirió en donación al  gobierno del estado a través de la Empresa Canal Intracostero Tamaulipeco S.A, constituida por el entonces gobernador, Manuel Cavazos Lerma. 

En el año 2001, el exgobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba impulsó que se constituyera el Fideicomiso Nuevo Santander para fomentar el desarrollo industrial del estado y bajo ese esquema, varias propiedades del patrimonio estatal como las del Puerto de Altamira, se transfirieron al Fideicomiso para su administración.

En 2002, Tomás Yarrington impulsó en el Congreso del estado que se entregaran las 1,600 hectáreas al Fideicomiso y un mes después, luego de publicarse el decreto en el periódico oficial de Tamaulipas, el Fideicomiso vendió las hectáreas a Cano Martínez a un precio “irrisorio” de .87 centavos el metro cuadrado y pagó 14 millones de pesos, cuando el valor real ese año, era de 866 millones de pesos.

En 2007 la empresa Materiales y Construcción Villa de Aguayo  S.A de C.V., propiedad de Fernando Cano, realizó una operación de venta de los terrenos a GMC S.A de C.V. de Altamira, propiedad de Alberto Berlanga Bolado, a un valor de 16 millones de pesos cuando el precio real en ese año era de 1,054 millones de pesos.

Yarrington Ruvalcaba al desincorporar las más de 1,600 hectáreas del Fideicomiso y venderlos a su prestanombres, Fernando Cano Martínez, incurrió en el delito de peculado.

El Canal Intracostero, se trataba de un proyecto del exgobernador Manuel Cavazos Lerma con el cual se pretendía unir a Tamaulipas y Texas a través de una vía fluvial de 438 kilómetros.

Por la desincorporación de los terrenos propiedad del estado a particulares, en su oportunidad se inició una averiguación previa penal 15/2004 pero permanecía archivada.

Tanto la constructora de Fernando Cano como la de Alberto Berlanga se convirtieron en las favoritas para la realización de obras y obtuvieron contratos millonarios para realizar obras en los sexenios de Yarrington y Hernández.

Ambos exgobernadores de Tamaulipas tienen orden de aprehensión en Estados Unidos, Yarrington fue capturado en Italia el pasado 9 de abril y Eugenio Hernández Flores también tiene orden de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos.

Hernández tiene orden de aprehensión por parte de una corte de Texas, por presuntamente operar una amplia red de lavado de dinero público y defraudó a varios bancos estadounidenses de enero de 2008 a mayo de 2015, de acuerdo con la demanda C-14-178-SS, radicada en la Corte para el Distrito Sur de Texas, División de Corpus Christi.

Eugenio Hernández Flores sucedió a Tomás Yarrington Ruvalcaba, exgobernador y expriista que se encuentra detenido en Italia por acusaciones de crimen organizado.

El político priista fue diputado federal en 2000 y en 2001 buscó la candidatura a la alcaldía de Ciudad Victoria, puesto que ganó en ese mismo año; en 2004 pidió licencia nuevamente para ser el abanderado del PRI a la gubernatura tamaulipeca.

Luego de dejar el Gobierno de Tamaulipas, en diciembre de 2010, Hernández Flores se sumó a la campaña del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto como coordinador de la Zona Sureste del CEN del PRI; después ocupó un proyecto de Internet y redes sociales en la campaña del ahora presidente de México.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*