Home / Opinión / El muro entre PRD y Morena | Marco Rascón

El muro entre PRD y Morena | Marco Rascón

Siendo parte del mismo sistema de partidos que se disputan la representación de una misma ficción que dicen llamar la izquierda, caminan por el mismo camino, uno atrás y otro adelante; no para unirse, sino para usarse.

Unos por pragmatismo y otros por sectarismo, son víctimas de su incapacidad para reconocer sus errores y construir un concepto nuevo que inspire convicciones. Morena, más allá del ofrecimiento para ganar la decadente figura presidencial, su esperanza está en salir antes de la carrera y gritar solos más de un año antes como la liebre ¡Ya ganamos! Su mundo son las encuestas, los mítines de carpas y sillitas donde esperan que llegue la redención.

El PRD, como la materia: ni se refunda ni se destruye, solo se transforma. Morena ofrece la victoria desfigurándose; sumando personajes emblemáticos e ideas hacia la derecha obsesionado en convencer que “no son un peligro”, como si Bartlett, Romo el amigo de Carlos Salinas y Moctezuma fueran garantía de seguridad y de un México nuevo. Los adversarios neoliberales de 1988 hoy no solo son viajeros: ahora conducen el tren.

Muchos autores de la crisis del PRD emigran a Morena, pero antes tienen que atravesar el muro de la soberbia, el desprecio y la venganza encubierta con el sarcasmo. Morena los recibe no para sumarlos, sino para destruirlos y ahogarlos.

Difícil será para los perredistas conversos al morenismo la nueva vida partidaria, pues hoy tendrán que cambiar sus opiniones propias, reconociendo que hay una sola fe, un solo dogma, serán rigurosamente vigilados como los trenes de Bergman. El tiempo de los derechos de minoría se acabaron, será ahora pedir limosna para sobrevivir en el estrecho mundo de las consignas y los odios de Morena contra ellos.

Siendo familiares, tienen raíces distintas. El PRD nació de un registro que, a su vez, surgiera de luchas sociales y democráticas de décadas contra el viejo régimen. La propiedad de ese registro no es de quiénes lo administran ahora, sino de miles de mexicanos que pelearon, resistieron, discutieron, elaboraron ideas para unirse y ofrecer un instrumento al pueblo de México.

Morena, siendo hija gestada en el PRD, nace resentida y de sus errores. No reclama ninguna raíz, pues su idea de la historia es solo a partir de su existencia: antes no hubo nada.

El muro entre ambos se desvanece porque el PRD, como la arena, se va. Destruido por sus troyanos solo quedará en la memoria histórica, el intento más importante de unidad, lo que fue en un principio y su registro legal.

¿A quién se le entregará?

 

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

About Meta Política

Check Also

#ENTRELÍNEAS // Perredismo michoacano, ¿todo o nada?… Por las últimas migajas del partido.

Por Héctor Tapia Frente a lo que apunta a ser la desaparición del Partido de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *