Marko Cortés llama a construir una relación bilateral con el futuro gobierno de Trump

Morelia, Mich., a 11 de diciembre de 2016.- México tiene que construir desde ahora una nueva relación bilateral con Estados Unidos, sobre la base de exigir respeto a los derechos humanos, la soberanía nacional, las instituciones y las leyes mexicanas, aseguró el coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza.

 

Nuestro gobierno debe estar comprometido a construir una diplomacia pública muy articulada para convencer a los estadounidenses de que su bienestar y seguridad dependen de un México próspero y seguro; y que de forma contraria una mala relación con su vecino del sur se traducirá en pérdidas también para ellos. No obstante, de que México además debe abrirse más al mundo y buscar nuevos mercados y aliados.

 

Explicó que México es importante para los estadounidenses, pues allá viven 33.7 millones de personas de origen mexicano cuya contribución al Producto Interno de Estados, se estima, es del 8%; asimismo al menos una de cada 25 empresas en esa nación está encabezada por un compatriota nuestro.

 

Marko Cortés señaló que los legisladores del PAN el próximo año buscarán un diálogo con sus homólogos de Estados Unidos con el fin de abordar los diversos temas de la relación bilateral.

 

Destacó que en materia de seguridad, debe prevalecer el enfoque de procurar el tránsito legítimo de personas, dinero y mercancías, así como combatir la delincuencia organizada internacional, reconociendo una responsabilidad mutua y respeto a las jurisdicciones de cada país.

 

“Tener una frontera segura es un derecho soberano y mutuamente beneficioso”, dijo Donald Trump en su visita a México, recordó el líder de los diputados del PAN, al destacar que por ello resulta muy relevante que “refrendemos el espíritu de mantener una cooperación estrecha y respetuosa de las legislaciones nacionales, para que la frontera sea una región segura en beneficio de los ciudadanos de ambos países”.

 

Se debe retomar hoy con más fuerza el acuerdo de la Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos, celebrada en 2013, para contar con elementos como la prevención, planeación, coordinación y una mejor comunicación a fin de hacer frente a los retos de seguridad en la agenda común, enfocada a combatir a las organizaciones criminales y continuar con el espíritu de mejorar el bienestar de las comunidades en ambos países.

 

En otro tema de la relación bilateral, Cortés Mendoza se refirió a los envíos de dinero que realizan hasta ahora los mexicanos que trabajan en Estados Unidos, el problema es que el hoy Presidente electo ofreció en campaña que serían bloqueados por la llamada Ley Patriota.

 

Según dicha propuesta, las agencias de transferencias de efectivo (por ejemplo, Western Union o MoneyGram) exigirían a los trabajadores, emisores de las remesas,  una comprobación de su estatus migratorio legal para poder enviar dinero a México.

 

En el pasado, el Presidente Barack Obama ha dicho que el cese de las transferencias monetarias provenientes de Estados Unidos agudizaría las causas que motivan la migración no autorizada desde México hacia ese país.

 

A juicio del dirigente parlamentario, algo más grave ocurriría, porque incrementar las medidas de control e imponer requisitos de información personal de los remitentes (donde podría incluirse su estatus migratorio) podría orillarlos a buscar métodos informales no regulados, facilitando así operaciones de lavado de dinero”.

 

“Como mexicanos, funcionarios  del Gobierno Federal y legisladores tenemos que contribuir a la labor de protección consular enfocada en el respeto a los derechos humanos de los migrantes, con especial atención a grupos vulnerables y a garantizar los derechos para sus connacionales en Estados Unidos”, finalizó.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*